Gobernador de Guerrero consuma entrega de notarías a sus amigos

miércoles, 2 de febrero de 2011

CHILPANCINGO, Gro., 2 de febrero (apro).- El gobernador Zeferino Torreblanca consumó la entrega de cinco notarías públicas a aspirantes que desde mayo pasado tenían “amarrada” la patente luego que fueron palomeados por el propio Ejecutivo estatal.
En un acto oficial que se realizó este mediodía en la sala Vicente Guerrero de la sede del Poder Ejecutivo en esta capital, Torreblanca señaló que el hecho de conocer a los beneficiados "no fue la condicionante" para que les obsequiara la patente.
Como publicó Apro el martes 1, los cinco palomeados por el gobernador son: su asesor en material electoral y expresidente del entonces Consejo Electoral Estatal, Ceferino Cruz Lagunas; Samanta Salgado Muñoz, nieta del fallecido notario público 7 de Acapulco, David Muñoz Rosas y ahijada de su secretario de Gobierno, Israel Soberanis Nogueda, y el exasesor jurídico de la Dirección del Registro Público de la Propiedad, Arturo Betancourt Sotelo.
Asimismo, Hugo Pérez Ruano y Esteban Román Pintos, a quienes les permitió heredar la patentes de sus padres, los notarios 3 de Chilpancingo, Hugo Perez Bautista, y 12 de Acapulco, Esteban Román Miranda, respectivamente.
Ambos fedatarios renunciaron recientemente y les fue revocada la patente, señaló de forma escueta el secretario de Gobierno, Israel Soberanis, durante el acto oficial.
En su mensaje, Torreblanca dijo que la profesión de notario debe ser practicada por los personajes más probos, transparentes y claros, que sirvan a los intereses de Guerrero, y remató: “Puedo asegurar con la cara en alto que antepusimos ante cualquier circunstancia los intereses del estado”.
Dijo que no juzgaría la forma como se entregaron las patentes en los anteriores gobiernos, por “dedazo y compadrazgo”, y recomendó al próximo gobernador que entrará en funciones el próximo 1 de abril, a que asuma como "una constante" este tipo de actos, que el mismo Torreblanca calificó de transparentes y legales.
Sin embargo, desde el 31 de mayo de 2010, Apro publicó que el nombre de los aspirantes palomeados figura en los documentos denominados “Solicitud de aspirantes a notarios” (SGG/SP/1992/2010) y “Análisis de la documentación de los aspirantes al ejercicio del notariado” (OG/057/2010), que realizó la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos de la Secretaría General de Gobierno, donde también destacan los nombres de los beneficiarios.
Ambos oficios señalan que de un total de 89 expedientes, "sólo 12" reunieron los requisitos que exige la ley para participar en el examen de aspirantes al Ejercicio del Notariado, y se le notificó oficialmente a Torreblanca Galindo para que diera su visto bueno sobre las propuestas.
Posteriormente, el 1 de septiembre de 2010, se emitió un acuerdo firmado por el Ejecutivo estatal y el secretario general de Gobierno, Israel Soberanis Nogueda, en el que se oficializa la designación de los 12 aspirantes a notarios, entre ellos el que en ese entonces era asesor del gobernador en materia electoral, así como los hijos y la nieta de los notarios mencionados.
De acuerdo con la fracción sexta del artículo 38 de la Ley de Notariado, los aspirantes a una patente “no deben ser ni haber sido servidores públicos por designación del Ejecutivo del estado o por elección popular durante los últimos tres años inmediatos anteriores a su solicitud de práctica de examen”.
Sin embargo, las autoridades aceptaron la solicitud de Ceferino Cruz Lagunas, presentada el 2 de julio de 2008, pese a que era asesor del gobernador Zeferino Torreblanca.
Por su parte, Soberanis dijo que los cinco palomeados fueron sometidos a dos exámenes de oposición, el primero el 14 de octubre, donde participaron 12 aspirantes y aprobaron sólo seis y, el segundo, el 14 de enero, donde fue reprobado uno, Juan Zagal Domínguez, un abogado postulante que durante más de diez años fue gestor del fallecido notario público 1 de Iguala, Carlos Ulises Acosta Viques, el temible procurador de Justicia durante el gobierno de Rubén Figueroa Figueroa.
Soberanis señaló que entre los cinco integrantes del jurado que calificó a los cinco palomeados por el Ejecutivo se encuentra el actual subsecretario para Asuntos Agrario de la Secretaría de Gobierno, Esaú Tapia Abarca, quien ostenta una patente de notario que le fue otorgada por el exgobernador René Juárez Cisneros y el que durante estos seis años nunca la ha ejercido.
El caso de Tapia Abarca llama la atención, debido a que este mes dirigió un oficio al Ejecutivo, donde le informa que "en breve" regresará a desempeñar las funciones de notario público 1 de Arcelia, y le solicita a Torreblanca que ordene su cambio de adscripción a otro distrito judicial.
Más aún, le propone al gobernador que lo asignen al distrito judicial de Zaragoza con sede en Huamuxtitlán, región de La Montaña, o a cualquiera de las dos vacantes que existen en Iguala.
Al ser consultado sobre este caso, Soberanis se negó a opinar al respecto, argumentando que no sabía nada, y también evadió hablar sobre el caso del exnotario 11 de Acapulco, Carlos España Rojas, quien pese a haber sido demandando penalmente por incurrir en "actos irregulares", se ha negado a entregar el Libro de Registro.

Comentarios