Cué ofrece impulsar ley para regular uso de la fuerza pública

lunes, 21 de febrero de 2011

OAXACA, Oax., 21 de febrero (apro).- El gobernador Gabino Cué Monteagudo se negó a ofrecer una disculpa pública al magisterio por los disturbios del pasado 15 de febrero que dejaron decenas de heridos, y rechazó remover de sus cargos a varios funcionarios públicos, como lexigieron los profesores.

En entrevista, el mandatario dejó en claro que no removerá de sus cargos a los secretarios de Gobierno, Irma Piñeiro Arias, y de Seguridad Pública, Marco Tulio López Escamilla, ni tampoco al director del Instituto Estatal de Educación Pública, Bernardo Vázquez Colmenares.

Subrayó que no acepta presiones de nadie, ni siquiera del magisterio, porque, argumentó que en un régimen democrático nadie puede condicionar a nadie. “Tenemos que actuar en el marco de la ley y debe de ser el diálogo” el medio por el cual se diriman las diferencias, agregó.

Gabino Cué recordó que es facultad exclusiva del gobernador nombrar y remover a las autoridades, por lo que insistió en que no cederá a presiones de ningún tipo. En ese sentido, dejó en claro que si a su juicio algún funcionario público no cumple con su obligación, lo removerá inmediatamente, sin necesidad de exigencias.

Asimismo, el gobernador aliancista se comprometió a impulsar una ley para regular el uso de la fuerza pública por parte del gobierno del estado, con el fin garantizar a la sociedad que “nunca más” habrá una policía represora en Oaxaca.

En un desplegado, el gobernador adelantó que se pondrá en operación una Fiscalía Especial para Atender los Delitos de Impacto y Trascendencia Social, en atención a una demanda de la Sección 22 del sindicato magisterial.

Los profesores oaxaqueños acordaron en su asamblea estatal no solo la instrumentación de una fiscalía especial, sino también la concreción de una comisión de la verdad que investigue “la brutal represión” del 2006, que permita castigar a Ulises Ruiz Ortiz, así como los “crímenes de lesa humanidad” que se cometieron durante el conflicto sociopolítico de hacer tres años.

El magisterio exigió una investigación de los hechos del 15 de febrero y que se deslinden responsabilidades.

En respuesta, Gabino Cué dijo reiteró que están en curso las investigaciones para esclarecer los “lamentables hechos” suscitados el pasado martes 15 de febrero.

Señaló que “a través de estas acciones, el gobierno del estado hace patente su firme e irrenunciable compromiso con la educación y con las inquietudes del magisterio, pero también su obligación para respetar y hacer respetar la Ley, para garantizar el orden público, así como los derechos humanos, integridad física y el patrimonio de la ciudadanía oaxaqueña, puntualizó.

De igual forma, deslindó al gobierno del estado de cualquier intento de agresión o acción que pretenda socavar el derecho a la libre expresión, al libre tránsito y de asociación, reservando su facultad de intervenir cuando se afecte el orden público, así como la integridad física y patrimonial de terceros.

Cué reiteró el llamado del gobierno del estado para reinstalar a la mayor brevedad las mesas de diálogo con el magisterio, que les permitan alcanzar acuerdos que garanticen a la sociedad su anhelo de vivir y trabajar en paz, y dejar a salvo el derecho de la niñez oaxaqueña para recibir una mejor educación.

Comentarios