Gobierno de Chihuahua, omiso en caso de menor salvadoreña ultrajada por polleros

martes, 10 de mayo de 2011

MEXICO, DF, 10 de mayo (apro).- El Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CDHM) denunció a autoridades de Chihuahua por vulnerar los derechos de una niña salvadoreña que fue abusada sexualmente por un pollero y tres hombres más.

En un caso paradigmático de la ausencia de acceso a la justicia para los indocumentados, el CDHM informó que las autoridades de procuración de justicia se niegan a investigar el caso, en tanto que funcionarios del Sistema para el Desarrollo de la Familia (DIF) de la ciudad de Chihuahua han negado entregar a la menor a su abuela, quien ya cuenta con el aval de la madre.

La organización anunció, en un comunicado, que asumió la representación de las tres mujeres centroamericanas y reseñó que la madre de la menor, que vive como indocumentada en Estados Unidos, reunió los recursos necesarios para pagar a un pollero que llevara a ese país a su hija Verónica.

En el trayecto por Chihuahua, la niña “pidió ayuda a una mujer, pues había sido violada tumultuariamente por el pollero y tres hombres que le acompañaban”, apunta la ONG.

El 16 de abril pasado, la mujer avisó a la policía de Chihuahua y personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) recuperó a Verónica y la puso bajo custodia del DIF.

El CDHM denunció que los polleros agresores fueron repatriados “sin sanción alguna”, mientras que “el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, José Luis Armendáriz, quien ha sido omiso en proteger a la menor, declaró que ésta será repatriada; (en tanto que) el gobierno de Chihuahua se lava las manos del caso y argumenta que ‘la violación no se cometió en su territorio’ y que no tiene abierta ninguna averiguación por el delito”.

Peor aún, agrega la organización, el 4 de mayo la abuela de Verónica, Ana Girón, amparada con la custodia legal, solicitó al DIF la entrega de la menor; sin embargo, acusa el CDHM, “sólo ha encontrado en la dependencia recriminación sobre la conducta de la madre de la niña, al haberla dejado con polleros; además, recibió malos tratos, amenazas, agresiones y sólo le permitieron ver por 15 minutos a la menor”.

Por ello, exigió respeto a los derechos de las tres mujeres para que puedan reunirse, castigar a los responsables de la violación y evitar que la menor sea repatriada a El Salvador.