Dos desbordamientos inundan mil hogares en Neza y Ecatepec

lunes, 27 de junio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Como ocurre cada año, los habitantes de la colonia El Sol, en Nezahualcóyotl, Estado de México, sufrieron de nueva cuenta los embates de las fuertes lluvias, que provocaron el desbordamiento del Bordo de Xochiaca y la inundación de aproximadamente 600 casas. En tanto, en el municipio de Ecatepec resultaron afectadas alrededor de 400 viviendas de las colonias Prizo 1 y Nueva Aragón, debido al desbordamiento del dren general del Valle de México, a la altura del kilómetro 47 del Circuito Exterior Mexiquense. Vecinos de Nezahualcóyotl, quienes supuestamente detectaron dos fisuras en el Río de los Remedios, en el mismo punto donde se fracturó el canal en febrero de 2010, bloquearon el entronque del Circuito Exterior Mexiquense y el Periférico Oriente para exigir a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) que abra las compuertas del Canal General, a fin de evitar que se repita la historia del año pasado. “Gobierno federal abra las compuertas" y "Gobierno federal ya basta", decían las pancartas que portaban los afectados de las colonias Impulsora, Antena, Valle de Aragón Primera y Segunda Sección, quienes además colocaron piedras y árboles en el cruce de las dos vialidades, a fin de presionar a las autoridades para que resuelvan la problemática que trajo la intensa lluvia que cayó anoche y la madrugada de hoy. Por la mañana, el alcalde del municipio, Edgar Navarro Sánchez, señaló que las compuertas del kilómetro 42 permanecen cerradas desde el pasado jueves 23 y eso ocasionó el derrame del afluente, por lo que demandó a la Conagua la inmediata apertura. De acuerdo con informes del organismo de agua municipal, el tirante del agua, tanto en calles como al interior de casas, alcanza los 70 centímetros de altura, y las calles más afectadas son Salvador Allende, la 36, 37, 38 y 39. Algunos habitantes de la colonia El Sol abandonaron ya sus domicilios, en tanto que otros se resguardan en sus azoteas para evitar riesgos por la presencia de aguas negras, que comienzan a inundar sus hogares. Personal de bomberos, protección civil y del organismo de agua trabajan en la zona con camiones tipo vactor para desalojar el agua de las viviendas y calles. En tanto, el alcalde ordenó la habilitación de dos albergues, ubicados en Aureliano Ramos y sus cruces con las calles Víctor e Higinio Vega, a fin de salvaguardar la integridad física de los vecinos.

Comentarios