Segunda fuga de petróleo en Temaxcalac

lunes, 27 de junio de 2011
PUEBLA, Pue. (apro).- El presidente auxiliar del municipio de Temaxcalac, Felipe Pérez Bueno, informó que el pasado fin de semana los habitantes de esa comunidad volvieron a percibir los olores a combustible, lo que evidencia, dijo, un segundo derrame de petróleo en menos de una semana en esa región. El funcionario adelantó que si Petróleos Mexicanos (Pemex) no da a conocer en breve el motivo del nuevo derrame, los habitantes de Temaxcalac tomarán la autopista México-Puebla antes de que termine la semana, “hasta que suelte la información y se comprometa a resguardar a la gente”. De acuerdo con Pérez Bueno, los funcionarios de la paraestatal fueron citados para este lunes en el ayuntamiento, a fin de que dieran un informe sobre las medidas de seguridad que se están tomando para abatir los riesgos de un accidente, sin embargo ninguno de ellos se presentó. Y agregó que este fin de semana el temor resurgió, porque de nueva cuenta, dijo, se volvieron a sentir fuertes olores de combustible. Aunque la paraestatal no ha confirmado que se haya presentado un nuevo derrame, añadió, las autoridades municipales tienen reportes de que así ocurrió. Por su parte, Samuel Yrigoyen Escalante, director de Protección Civil, dijo que hasta ahora no se tiene un reporte puntual sobre la afectación ocasionada al medio ambiente, en especial al río Atoyac, tras el derrame del pasado miércoles 22 Lo único preciso, dijo, es que la mancha de petróleo en el río se pudo observar hasta la desembocadura en San Lorenzo Almecatla, en la junta auxiliar de Cuautlancingo. En tanto, Pemex informó en un comunicado que el incidente del pasado miércoles se originó cuando personal de la paraestatal realizaba trabajos en el tren de medición del oleoducto Nuevo Teapa-Tula-Salamanca, y al confinar el producto en una fosa de recuperación se empezó a desbordar a causa de las lluvias que se registraron en la zona. Ese derrame de petróleo ocurrió a sólo seis meses de la explosión en el municipio de San Martín Texmelucan, también por fugas en los ductos de Pemex, con un saldo de 30 muertos y la destrucción de 34 casas, entre otros daños.