Acusan a alcalde de pagar rescate con dinero público en Durango; él lo niega

viernes, 12 de agosto de 2011
DURANGO, Dgo. (apro).- El ayuntamiento de Otáez, municipio serrano de Durango, utilizó recursos públicos para pagar el rescate de personas secuestradas, reveló hoy el presidente de la Gran Comisión en el Congreso local, Adrián Valles Martínez. Aunque dijo no tener información concreta sobre el monto utilizado por las autoridades municipales, el legislador priista señaló que se encontraron algunas inconsistencias en la cuenta pública de 2010, entre ellas el presunto desvío de recursos para liberar a víctimas de sus secuestradores. Sin detallar nombres, Valles Martínez sostuvo que el uso indebido de recursos públicos fue realizado por la actual administración municipal que encabeza el panista Jaime Estrada Corral, quien asumió el cargo en septiembre de 2010. Un dato: meses antes de entrar en funciones, dos hermanos del funcionario panista fueron secuestrados en el municipio de Santiago Papasquiaro, mientras él realizaba su campaña electoral. Antes de eso, en febrero de 2009, fue ejecutado el alcalde electo para el periodo 2007-2010, Claudio Reyes Núñez; su cuerpo fue abandonado en la capital del estado, envuelto en una cobija. Ese mismo año, fuentes del ayuntamiento de Mezquital confirmaron que se realizó una operación similar, luego del plagio de uno de los directores de área. La de Otáez es una de las tres cuentas públicas –de 14 completadas– que fueron reprobadas por el Congreso local en el análisis iniciado el martes pasado; las otras dos son las de Topia y San Pedro del Gallo. Faltan todavía 25 municipios por evaluar. Horas después de la denuncia, el alcalde Estrada Corral envió un comunicado a los medios de comunicación locales, en el que niega haber utilizado recursos del presupuesto municipal para pagar una extorsión. El funcionario admitió que su familia fue víctima de un plagio antes de que él asumiera el cargo, pero aclaró que el rescate se pagó con recursos propios. "Nunca hubiera tomado los recursos públicos para pagar una extorsión", subrayó. En el comunicado el panista aceptó, asimismo, que tiene pendientes cuentas por solventar correspondientes al gasto público de 2010. "Es cierto que en la cuenta pública del municipio de Otáez hay observaciones que habremos de solventar en tiempo y forma, pero sólo en lo que corresponde a los meses de septiembre a diciembre de 2010, que es cuando inició nuestra administración", refirió. Sin embargo, sus declaraciones contrastaron incluso con las del dirigente estatal de su partido, Víctor Hugo Castañeda Soto, quien en entrevista ante un medio radiofónico local, adelantó que Estrada Corral tenía disposición de pagar lo extraído del presupuesto, aun cuando “no se justifica tomar el dinero”.

Comentarios