Busca gobierno proteger al Ejército, denuncia familia de pastorcito

jueves, 18 de agosto de 2011
PUEBLA, Pue. (apro).- Familiares del niño Oswaldo Zamora Barragán acusaron a autoridades estatales y federales de pretender manipular y desvirtuar los hechos que ocasionaron que el pastorcito quedara mutilado de pierna y brazo derechos, cuando ellos no tienen dudas de que el incidente fue provocado por el Ejército Mexicano. En una carta abierta, la tía del menor, Amparo Barragán Soperanez, se quejó de las recientes declaraciones hechas por el secretario de Gobernación estatal, Fernando Manzanilla, quien dijo que las investigaciones realizadas por la Procuraduría local apuntan a que la granada que provocó la explosión fue abandonada en el lugar por el crimen organizado. “Con sus declaraciones, señores funcionarios, no ayudan al señor gobernador (Rafael Moreno Valle) ni al gobierno federal y, mucho menos, a mi humilde familia, que ha sido agraviada de por vida, por lo que tampoco se nos tiene por qué amedrentar a través de los medios de comunicación de que el niño no recibirá beneficio alguno”, dice el escrito que leyó la maestra frente a los medios de comunicación. “En qué cabeza cabe decir que es de la delincuencia organizada el artefacto explosivo, cuando la Sedena y la población de mi municipio saben y conocen de los campos de adiestramiento y de la permanencia de la milicia; por sentido común, señor secretario de Gobernación de Puebla, pone en entredicho el honorable papel del Ejército”, agrega. El 19 de julio, cuando el niño Oswaldo Zamora pastoreaba chivas, encontró una granada que explotó y le causó heridas por las cuales sufrió la mutilación de la pierna, la mano y el antebrazo derechos, así como el meñique de la mano izquierda, y aun los médicos advierten de riesgos de que pueda perder su pierna izquierda. “Es competencia de la Federación, y omisión del personal de Sedena al dejar olvidado el artefacto explosivo”, se advierte en la misiva, “por no alambrar, cercar, hilar o bardear y poner letreros de peligro o de maniobras militares los predios en comodato, por lo que las autoridades estatales no tienen por qué entorpecer los trabajos”. Además, en el texto se recuerda que existe un comunicado de la Defensa Nacional fechado el pasado 21 de julio, en el que reconoció que los hechos ocurrieron en un campo de práctica de la 25 Zona Militar, y que a la fecha no ha emitido comunicado alguno donde deslinde su responsabilidad de los hechos. “Mi familia se siente lacerada y agraviada por las recientes declaraciones de los funcionarios locales, que mal informan al señor gobernador… no veo el caso de aprovecharse de la buena fe, humildad e ignorancia de mi familia, que no cuenta ni con los recursos económicos, ni con los conocimientos, ni estudios universitarios necesarios para defenderse en la vida”, lamenta. “Pero a medida que pasa el tiempo, asimilamos y nos damos cuenta de la magnitud de los hechos y de cómo se nos ha tratado de manipular y sorprender”, se advierte en la carta. Justo este día, que el niño cumple 12 años, el gobernador Rafael Moreno Valle regaló una casa al menor, sin embargo, la maestra se quejó del trato que han recibido; incluso denunció que el Ministerio Público tomó la declaración del niño sin la presencia de un abogado. “Que (es cierto) que al menor Oswaldo Zamora Barragán en su cama de hospital, la Ministerio Público del Fuero Común del área Metropolitana Sur le ha tomado declaraciones, desde su lecho en el Hospital del Niño Poblano, sin que éste contara con asesoría jurídica, dejándolo en un total estado de indefensión, violentando sus garantías individuales”, apuntó. “Que también es cierto que nos dejó una supuesta averiguación previa, donde no existe dato alguno de la autoridad ministerial ni firma o sello, siendo sólo dos hojas apócrifas, sin valor alguno, entendiéndose de antemano la manipulación y mala interpretación de la información solicitada al menor”, agregó. La tía del niño denuncia que hasta la fecha no se les ha otorgado información veraz de parte de la autoridad ministerial, tanto del fuero federal como del común, y que a la fecha el Ministerio Público Federal, no cuenta con una averiguación previa “y no se ha tomado la molestia ni de buscar al menor ni a alguno de los padres”. También advierte “que se nos apoya de vez en cuando con alguna comida, pero no siempre, también es cierto. También es cierto que en todo momento a los padres del menor le solicitan copia de su IFE o firmas, por parte de personal del nosocomio, por lo que nos hemos negado a darlas y a firmar, por desconocer el uso que vayan a dárseles en lo futuro. “Por lo anteriormente descrito, se puede hacer notar claramente cómo el gobierno local y federal tratan de desvirtuar y viciar un proceso de origen”, puntualiza. Amparo Barragán también acusa al programa de Televisa que conduce la peruana Laura Bozzo, de buscar al menor para sacar raja del caso, a lo cual se ha negado su familia.

Comentarios