Granier denuncia que el Fondo de Reconstrucción "resultó un engaño"

viernes, 19 de agosto de 2011
VILLAHERMOSA, Tab., (apro).- El gobernador Andrés Granier Melo denunció que el Fondo de Reconstrucción creado por el gobierno federal en 2010 para entidades afectadas por desastres naturales, “resultó un engaño”. Además, el apoyo que entrega Petróleos Mexicanos (Pemex) al gobierno del estado para obras de beneficio mutuo, “tienen atraso de 18 meses”, recriminó. Granier Melo señaló que, en su momento, la creación del Fondo de Reconstrucción fue aplaudida porque por primera vez los estados no cubrirían los “paripasos”, consistente en aportar un peso por cada dos que entrega el gobierno federal Sin embargo, explicó, en vez de dicho fondo --ofrecido a Tabasco, Veracruz, Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León--, los recursos bajaron a través de Banobras, “pero pagando intereses a 20 años”, lo cual, lamentó, no fue de gran ayuda porque la crisis económica no fue frenada como se esperaba. Por ello, dijo, los gobernadores y diputados federales del PRI insistirán en que se les asigne más presupuestos a los estados en 2012. Manifestó que en el caso de Tabasco,  por ser uno de los más golpeados por fenómenos naturales, deberá recibir presupuesto justo y recursos adicionales para poder concluir las obras comprometidas por el gobierno federal. Respecto a los recursos que otorga Pemex para obras de beneficio social en Tabasco, el mandatario estatal dijo que están atrasados 18 meses y exigió que “aterricen a tiempo”, ya que en 2012, por ser año electoral, se pueden atrasar más “y estado no está para perder el tiempo”. Detalló que el monto asciende a 130 millones de pesos para repartir en 13 ó 14 municipios con influencia petrolera, pero que su gobierno no quiere “dinero en efectivo, sino obras de beneficio mutuo como carreras y puentes que ellos utilizan también y, a la vez, le dan servicio al pueblo de Tabasco”. Insistió que en el año próximo, por ser electoral, se pueden presentan mayores problemas en la entrega de recursos federales a los estados, lo que les perjudicará, porque las obras que no se empiecen a tiempo, “van a empezar a decir que tienen tintes electorales”, y con ello cancelarlas. “Todos saben lo que significa para Tabasco esta situación. Si las elecciones (locales y federales) van a ser en julio y aquí empieza a llover en este mismo mes, será un año totalmente perdido. Hemos tenido graves problemas que nos han puesto en un retraso considerable y necesitamos que las obras se concluyan en forma”, puntualizó.

Comentarios