Desconocen regidores a alcalde de Cunduacán

martes, 27 de septiembre de 2011
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Siete de 13 regidores desconocieron este martes al alcalde perredista del municipio de Cunduacán, Tabasco, Juan Armando Gordillo de Dios, y nombraron a Irma de la Cruz Madrigal como alcaldesa interina. Mediante un acta levantada ante notario público, los regidores hicieron llegar al Congreso del estado su decisión, que ocurre a menos de una semana de que se realizó la detención del director y el subdirector de Seguridad Pública, Eliseo Alonso Chablé y José Roberto Morales, respectivamente, por sus presuntos nexos con bandas de secuestradores. El síndico de Egresos, Tito Campos Piedra, así como los regidores Irma de la Cruz Madrigal, Wilbert Lázaro Pérez, Clemente Salas Ortiz, Agustín Suárez Rodríguez, María Luisa Hernández Arias y Viviana Guadalupe Osorio Méndez, denunciaron desvío de recursos por más de 20 millones de pesos en el ayuntamiento de Cunduacán, así como obras mal ejecutadas, contratación de maquinaria chatarra y nepotismo por parte del desconocido Gordillo de Dios. Asimismo, lamentaron que el gobierno municipal se haya visto envuelto en una serie de escándalos a raíz de la detención de altos mandos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, el pasado jueves 22, por sus presuntos vínculos con secuestradores. También reprobaron la presunta extorsión, por parte de Ulises Gordillo Presenda, hijo de Gordillo de Dios, a un contratista que labora para el ayuntamiento de Cunduacán. De acuerdo con el diputado federal tabasqueño César Burelo, la destitución de Gordillo de Dios, su correligionario de partido, fue legal y, además, necesaria, a fin de que “un nuevo gobierno ponga orden en el municipio”, agregó. Sin embargo, la bancada perredista en el Congreso local, así como el dirigente estatal, Francisco Sánchez Ramos, anunciaron su respaldo a la administración de Gordillo de Dios. Por su lado, el procurador de Justicia del estado, Gregorio Romero Tequextle, negó que se siga algún proceso jurídico en contra del defenestrado alcalde de Cunduacán, por la detención de sus altos mandos policiacos. “No se le sigue ningún proceso jurídico, en este momento no hay ninguna averiguación”, aseguró el procurador. Por separado, el secretario de Gobierno, Rafael González Lastra, manifestó que el gobierno estatal es respetuoso de la autonomía de los municipios y que estará atento a lo que determine el Congreso del estado. Los problemas en el municipio de Cunduacán, localizado a 35 kilómetros al norte de esta capital, iniciaron en junio pasado con la detención de Ulises Gordillo Presenda, hijo del destituido alcalde Juan Armando Gordillo de Dios. Ulises fue arrestado junto con el subdirector de Seguridad Pública, José Roberto Morales, supuestamente por estar implicados en la extorsión de cuatro millones de pesos al contratista Celso García Fuentes, quien denunció los hechos ante la Procuraduría General de la República (PGR). No obstante, dos días después de su detención, ambos fueron dejados en libertad. El pasado jueves 22, policías federales y militares detuvieron al director y al subdirector de Seguridad Pública, Eliseo Alonso Chablé y José Roberto Morales Magaña, respectivamente, y a cinco personas más por presuntos nexos con una banda de secuestradores. En esa ocasión, el alcalde Gordillo de Dios denunció que su casa fue “allanada” en busca de alguna evidencia para tratar de incriminarlo a él y a su hijo Ulises Gordillo en algún ilícito. “Yo no soy ningún delincuente, mi único delito es trabajar para el bien de mi pueblo. Soy un hombre de trabajo y no un delincuente”, protestó.

Comentarios