Presume Calderón "solución definitiva" a desbordamientos del río Grijalva

jueves, 29 de septiembre de 2011
OSTUACÁN, Chis. (apro).- El presidente Felipe Calderón Hinojosa abrió hoy dos túneles de más de un kilómetro de longitud y 14 metros de diámetro en un cerro para desfogar las aguas del río Grijalva, a la altura del desaparecido poblado Juan de Grijalva, para evitar obstrucciones en el afluente. La madrugada del 4 de noviembre de 2007, una torrencial e inusual lluvia provocó el desgajamiento de un cerro que obstruyó el cauce del río Grijalva y su posterior desbordamiento sepultó el poblado de Juan de Grijalva, con un saldo de 27 muertos y más de dos mil desplazados. Hoy, Calderón afirmó que con la apertura de estos dos túneles se logra una “solución definitiva” a los riesgos de nuevos bloqueos en el tramo donde ocurrió el derrumbe que desapareció al poblado, del que hoy sólo quedan vestigios. Acompañado por los gobernadores de Chiapas y Tabasco, Juan Sabines Guerrero y Andrés Granier Melo, respectivamente, Calderón recordó las inusuales precipitaciones de 2007 que provocaron deslizamientos de tierra y roca sobre el río Grijalva, el segundo más caudaloso del país. Destacó que gracias a la “respuesta inmediata” de su gobierno, en mes y medio se removieron un millón de metros cúbicos de tierra para abrir un canal de 800 metros de largo y 20 de profundidad para liberar el cauce del Grijalva. Indicó que la obra fue monitoreada desde su oficina en Los Pinos a través de una computadora conectada, vía internet, a una cámara en el lugar de la obra. Presumió que dichas obras merecieron a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) el reconocimiento internacional del Edison Electric Institute, por su capacidad de respuesta y control en los trabajos. Calderón aprovechó para agradecer el esfuerzo de la Comisión. El titular del Ejecutivo federal sostuvo que los túneles de conducción, en los que se invirtieron más de mil 300 millones de pesos, y cuya construcción generó mil 250 empleos, “representan una solución de fondo y de largo plazo para proteger la vida y el patrimonio de los mexicanos que viven en cerca del río Grijalva en los estados de Chiapas y Tabasco”. La obra consta de dos túneles de 14 metros de diámetro, con una longitud de mil 135 metros, revestidos con cuatro capas de concreto. Estos túneles asegurarán el flujo constante del Grijalva entre las presas de Malpaso y Peñitas. La construcción comenzó el 5 de enero del 2009 y concluyó hasta este año. Incluyó también la construcción de un camino de acceso de ocho kilómetros de longitud, desde el poblado de Playa Larga, así como 3.1 kilómetros para los accesos a los portales de entrada y salida. Calderón mencionó que las cuatro presas que conforman el Sistema Hidroeléctrico Grijalva –La Angostura, Chicoasén, Malpaso y Peñitas–, representan 10% de la capacidad de generación de electricidad en el país, y podrán funcionar incluso con lluvias intensas.

Comentarios