Reos indígenas de Catazajá, en huelga de hambre por violaciones a sus derechos

viernes, 13 de enero de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Reos indígenas del penal número 17 de Playas de Catazajá, en los límites de Chiapas con Tabasco, se declararon hoy en huelga de hambre para exigir la destitución del director del centro penitenciario, mejoras en las condiciones carcelarias y el cese de la violencia sexual que sufren sus familiares cuando llegan de visita. En una carta enviada desde el penal a través del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, sin precisar cuántos reos participan en el movimiento, dieron a conocer que iniciaron una huelga de hambre “en forma pacífica” porque tienen miedo de que el director los reubique en otros penales, como lo ha hecho ya antes con otros. Sin mencionar el nombre del director del penal (David Montero Montero), los presos señalaron que dicho servidor público viola cotidianamente los derechos humanos de los familiares de los internos cuando éstos llegan de visita: “Las revisan, les bajan sus pantaletas y las celadoras les tocan sus partes”, denunciaron. “Pedimos de la manera más urgente que nos apoyen y que haya intervención de parte de los derechos humanos, ya que el director ha violado nuestros derechos. Queremos que nos apoyen. Esperamos, que no haya represalia en contra de los internos”, demandaron. Los reos que suscribieron la carta hicieron notas que cada que vez que hay alguna inconformidad en el penal, el director los amenaza con trasladarlos a otras prisiones. Por ello, reiteraron que su protesta es pacífica. “Por eso pedimos la intervención de organizaciones, tanto gubernamentales como no gubernamentales, para que no sean violados nuestros derechos y sean escuchadas nuestras peticiones; lo único que pedimos es que se respeten nuestros derechos. No pedimos nada fuera de lo normal, fuera algo prohibido, pedimos nuestros derechos, eso es todo lo que pedimos”, insistieron. El miércoles fueron reos del penal de El Amate en Cintalapa, quienes también iniciaron un movimiento de protesta pacífico, y las demandas son las mismas que exponen ahora los reos de Catazajá.

Comentarios