Cesan a policías inconformes de Quintana Roo

lunes, 16 de enero de 2012
LÁZARO CÁRDENAS, Q. Roo. (apro).- La dirección municipal de Seguridad Pública y Tránsito cesó a 17 de sus elementos, quienes hace diez días encabezaron una rebelión y privaron de su libertad a sus superiores, con el fin de exigir la destitución del subdirector operativo de la corporación, Siddley Javier Loeza. En tanto se restablece el orden en este municipio maya que gobierna la panista Trinidad García Argüeyes, personal de la Policía Estatal Preventiva y del Ejército llegaron a Kantunilkin, cabecera del municipio, para resguardar el palacio. El sábado anterior, aproximadamente 70 policías se amotinaron y privaron de su libertad, a Javier Loeza y los comandantes José Alfredo Arjona Díaz, David Jeisser Pool Cahuich y Demetrio Castellanos, para exigir a la autoridad la destitución del primero, quien renunció al cargo. Insatisfechos, los policías amotinados también exigieron a la alcaldesa una serie de peticiones, entre ellas la autonomía de la corporación. En un comunicado, el director jurídico del ayuntamiento, José Luis Martínez Garza, señaló que “esta administración, comprometida con sus gobernados, no pierde de vista la función primordial del cuerpo de seguridad pública y tránsito que, ante todo, debe velar por la seguridad y bienestar de sus habitantes, protegiéndolos en sus bienes y en el ejercicio de sus derechos”. E informó que por “la indisciplina, deslealtad, la falta de ética y vocación de servicio”, y a efecto de restablecer el orden, se dio de baja definitiva a 17 elementos de la corporación que participaron “activamente, uniformados y portando sus armas de cargo, en los hechos ya señalados, pues pretendieron amagar a la autoridad municipal con un pliego petitorio, so pena de no liberar a quienes se encontraban detenidos”. Entre los 17 policías cesados está el director de Seguridad Pública, Luis Manuel Cauich Mukul, quien fue relevado por José Elías Góngora Chimal. Martínez Garza recordó que la situación obligó a la intervención de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal, a través del subsecretario de la zona norte Salvador Rocha Vargas, y del director operativo de la zona norte Pablo Lucio Quiroga, para liberar a los retenidos. Destacó que por esos hechos violentos “que perturbaron la paz social en el municipio”, se iniciaron las correspondientes indagatorias ante la autoridad ministerial, además del procedimiento administrativo ante la contraloría municipal. Dijo que el resto de los policías involucrados en la protesta, cuya participación fue en menor grado, firmaron una carta compromiso para “conducirse en su cargo de policía con legalidad, honradez, eficiencia, imparcialidad y lealtad en estricto apego a la Constitución federal, la del estado y los reglamentos municipales, consientes que de incumplir, podrán ser acreedores a sanciones administrativas que van desde una suspensión temporal hasta baja definitiva de la corporación”.