Obispo de Saltillo acusa a fuerzas federales de violar derechos de reos

miércoles, 25 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La Diócesis de Saltillo, Coahuila acusó a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, el Ejército y la Policía del estado de violar los derechos de los presos durante un operativo realizado en el Centro de Readaptación Social, el pasado lunes 23, para buscar armas y drogas. En un comunicado, la Diócesis detalló que en el operativo participaron 354 policías federales, 80 agentes estatales y ministeriales, 50 elementos del Grupo de Armas y Tácticas Especiales, además de 51 soldados destacamentados en la región. Señaló que si bien en los penales es necesaria la intervención de autoridades para que esos espacios cumplan con su objetivo de reinserción, “el uso desproporcionado de la fuerza pública, y en este caso la profanación de una ermita, que pudiera haber sido de hermanos evangélicos o de otras religiones, nos obliga en conciencia a manifestarnos en contra”. Asimismo, refiere que a través de un boletín de prensa, la Fiscalía General del Estado explicó que, por iniciativa del gobernador Rubén Moreira Valdez, se solicitó al secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, la colaboración entre federación y estado para realizar el cateo. Ante ello, el obispo Raúl Vera López manifestó que esa acción coloca al gobernador y a García Luna como principales responsables de la agresión a la comunidad católica. “Ellos como funcionarios de Estado se encuentran en una posición especial de garantes con respecto a las personas privadas de la libertad, porque las autoridades penitenciarias ejercen un control sobre éstas, y es su obligación proteger y garantizar su derecho a la vida y a la integridad personal”, puntualizó en un comunicado. El texto, que entre otros fue avalado por los activistas Blanca Isabel Martínez Bustos, del Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, y Alberto Xicoténcatl, de Belén, Posada del Migrante, afirma que llama la atención e indigna que se movilicen cerca de 450 efectivos militares y policiacos en el interior del penal para decomisar electrodomésticos, 150 gramos de droga, cervezas y botellas de tequila vacías, mientras cientos de personas están desaparecidas o secuestradas en Coahuila sin que nadie se movilice en su búsqueda.

Comentarios