Acusan al alcalde de Tapachula de fomentar explotación infantil

miércoles, 4 de enero de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Activistas y defensores de los derechos de los migrantes, quienes desde el pasado lunes 2 iniciaron una caminata de más de 300 kilómetros contra la trata de personas en México, acusaron al alcalde panista de Tapachula, Emmanuel Nivón González, de fomentar y promover la prostitución o explotación sexual infantil. Los marchistas, entre ellos líderes de organizaciones civiles y religiosas, tomaron hoy de forma simbólica la estación del Instituto Nacional de Migración en El Hueyate, en el municipio de Huixtla, para protestar por los abusos cometidos contra centro y sudamericanos que ingresan por la frontera sur en su intento por llegar a Estados Unidos. Elvira Arellano, de Familias Latinas Unidad (FLU); Rubén Figueroa, del Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM); el padre Heyman Vázquez Medina, del Albergue Hogar de la Misericordia de Arriaga, Chiapas, y Ramón Verdugo, coordinador del albergue “Todo por Ellos”, son cuatro de los líderes del grupo de más de 30 activistas que forman parte de esta caminata denominada “Defensa y Dignidad de los Migrantes”, cuyo objetivo es llegar hasta los límites de Chiapas con Oaxaca, en la zona del Itsmo. La caminata partió desde Tecún Uman, Guatemala, el pasado lunes 2. Los integrantes pasaron caminando el río Suchiate y se internaron a territorio mexicano para seguir los primeros 80 kilómetros, de 300 que tienen previsto recorrer a pie. Antes de “tomar” este miércoles la estación de El Huayate, los activistas “tomaron” la presidencia municipal de Tapachula, donde acusaron al alcalde panista Nivón González de fomentar con su tolerancia la explotación sexual de niñas y niños centroamericanas en el parque central de esa ciudad, pero sobre todo en bares y burdeles. “No es posible que niños indígenas guatemaltecos sean comprados en sus comunidades para ser explotados en Tapachula. Los llamados niños ‘canguritos’ –que venden chicles y cigarros– son obligados a trabajar jornadas de 12 horas, algunos con un pago de 50 pesos por día y otros sin pago alguno, sin que las autoridades de las tres instancias de gobierno pongan fin a este tipo de abusos”, denunció Elvira Arellano, de FLU. “Hemos denunciado ante las autoridades que menores indígenas guatemaltecas son enganchadas los domingos en el parque central de Tapachula para trabajar como meseras en cantinas disfrazadas de restaurantes, y luego son obligadas a prostituirse”, dijo por su parte Ramón Verdugo Sánchez, del albergue “Todo por Ellos”. En estudios e informes de organismos de derechos humanos, Tapachula ha sido considerada una de las ciudades mexicanas donde se registran más casos de explotación sexual infantil y trata de personas.