Ponen en entredicho indagatoria por desaparición de joven en Oaxaca

jueves, 5 de enero de 2012
OAXACA, Oax. (apro).- Carlos Moreno Zamora, padre del estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Jesús Israel Moreno Pérez, presuntamente asesinado en la laguna de Chacahua, puso en duda los resultados de la investigación encabezada por la Procuraduría local, “porque cuentan con serias irregularidades e inconsistencias”. Este jueves, el procurador Manuel de Jesús López dio por esclarecido el caso del joven desaparecido el 4 de julio anterior, luego de la consignación de cuatro personas vinculadas con la presunta muerte del universitario. El padre del estudiante de la UNAM no sólo rechazó totalmente el anuncio que hizo el procurador, sino que consideró que es una estrategia para darle “carpetazo” al caso, donde sostuvo que prevalecen una serie de inconsistencias. Por esa razón, afirmó, la Procuraduría General de la República (PGR) atraerá el caso para continuar con las investigaciones, pues hasta el momento “no me han entregado un cuerpo”. En entrevista telefónica, Carlos Moreno manifestó que después de reunirse con la titular de la PGR, Marisela Morales Ibáñez, logró que la dependencia atrajera el caso, pues “mientras no me entreguen un cuerpo, como padre me voy a aferrar a que mi hijo está vivo”. Además, abundó, hay una serie de contradicciones e inconsistencias en las investigaciones, como el hecho de que a su hijo Jesús Israel supuestamente le robaron un iPod, cuando ni siquiera tenía un aparato de ese tipo, y a ello se suma la ropa que presuntamente portaba, que no coincide con la que llevaba. Sostuvo que el joven tampoco debió intimar con los supuestos homicidas, ya que “es un muchacho muy retraído, no es sociable, y qué dinero le robaron si él iba en plan austero, o que se le veía la coronilla cuando Jesús Israel tiene el cabello largo y chino”. Consideró que la PGJE “está haciendo las cosas mal, porque en diciembre, cuando lo recibió el procurador, éste también recibió a Javier (Rodríguez Tapia) –uno de los arraigados– con un abrazo, y ¿cuándo se ha visto que la delincuencia se abrace con la justicia? Entonces, realmente la Procu no está dando una respuesta legal”, observó. Finalmente, se preguntó qué pasará si no se comprueba que Margarito González Domínguez, El Colazo; Irene Méndez Graf, La Güera; Honorio Corcuera Noyola, El Cuche Macho, y Javier Rodríguez Tapia mataron al universitario, “¿acaso los van a soltar?”. En su opinión, a los cuatro presuntos implicados los consignaron el miércoles 4 porque se vencía el plazo del arraigo. Antes, en rueda de prensa, el procurador López López explicó que como resultado de las investigaciones se logró esclarecer el caso y consignar a El Colazo, La Güera, El Cuche Macho y Javier Rodríguez Tapia, presuntos homicidas del joven universitario. Detalló que las indagatorias se realizaron de acuerdo con las declaraciones de vecinos de Chacahua y de los mismos arraigados. Por su parte, el subprocurador regional de la Costa, Francisco Javier Vázquez, detalló que de acuerdo con los resultados de las investigaciones, se determinó que las cuatro personas trasladaron a Jesús Israel Moreno a bordo de una panga y se dirigieron al lado oriente de la isla. Posteriormente, al ir navegando aproximadamente a la mitad de la laguna, la víctima fue golpeada y luego lo despojaron de su teléfono celular, un Ipod, una cámara fotográfica y la cantidad de mil pesos en efectivo, y finalmente Honorio Corcuera Noyola y Margarito González Domínguez lo apuñalaron. Dijo que el cadáver fue tirado al mar, frente a la desembocadura de la laguna, y fue hasta el 20 de julio cuando tiburoneros de la región localizaron el cuerpo a 59 kilómetros de la bocabarra. El subprocurador comentó que las investigaciones se realizaron con apoyo del Ejército y la policía estatal, así como con pobladores del lugar. Respecto del caso de Ximena Oseguera y Alejandro Honorio Santamaría, quienes desaparecieron el 14 de diciembre pasado y fueron encontrados en Huatulco el 27 del mismo mes, adelantó que los cuerpos ya fueron entregados a sus familiares. Sin embargo, “se mandaron las pruebas de ADN a la Procuraduría General de la República para tener la certeza al ciento por ciento de su identidad, este es un procedimiento obligatorio, de protocolo”, expuso el funcionario estatal.

Comentarios

Otras Noticias