De nuevo, vacías las aulas de La Injertada

martes, 2 de octubre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Las aulas provisionales construidas por el gobierno de Michoacán en la comunidad de La Injertada volvieron a quedar vacías, luego de que padres de familia laicos de la Nueva Jerusalén decidieron no enviar a sus hijos a clases. "Las aulas no han resultado del todo funcionales, algunos padres tienen que quedarse a hacer guardia por temor a alguna agresión contra sus hijos", dijo el vocero Emiliano Juárez. Además, añadió, la semana pasada algunos niños enfermaron por consumir alimentos en mal estado en la escuela, por lo que hoy determinarán si continúan o no llevando a los menores a clases. La ausencia de los menores rompe así con la primera semana de clases después de retrasarse un mes el inicio del ciclo escolar por los conflictos religiosos en la comunidad, debido a que el sistema religioso que impera en la Nueva Jerusalén se opone a la educación laica. Dicha resistencia hizo que un grupo de habitantes destruyera la escuela primaria y el jardín de niños del lugar, y desde el 19 de agosto bloqueó el acceso al pueblo para impedir que los maestros entren a dar clases en casas particulares. Ante tal situación, el gobierno de Michoacán optó por edificar aulas provisionales en la comunidad vecina de La Injertada, a medio kilómetro de la Nueva Jerusalén. No obstante, para llegar a ese sitio los alumnos deben cruzar un arroyo, por lo que el gobierno estatal construyó un puente a fin de que los padres de familia aceptaran la propuesta del Ejecutivo. Lo hicieron durante una semana, pero de nueva cuenta los alumnos dejaron de asistir a clases.

Comentarios