Con EPN "habrá buenas cosas para Tabasco": Arturo Núñez

jueves, 25 de octubre de 2012
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- En la reunión de los gobernadores de izquierda con el presidente electo, el priista Enrique Peña Nieto, se dio “un paso importante en la relación Federación-Estado”, consideró Arturo Núñez Jiménez. Al dar a conocer el sentido y los alcances de ese encuentro, el gobernador electo perredista dijo que de lo que se platicó con Peña Nieto, tanto en lo público como en privado, su pulso personal es que se pueden esperar “buenas cosas para Tabasco” del próximo gobierno federal. En rueda de prensa, el exsenador y exsubsecretario de Gobernación informó que en la reunión abordó el tema de las inundaciones, seguridad pública, empleo, recuperación del campo, combate a la pobreza, desigualdad social y las tarifas eléctricas, así como el adeudo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Asimismo, planteó al presidente electo la necesidad de una nueva relación con Petróleos Mexicanos (Pemex) para que la paraestatal, que es palanca del desarrollo nacional, lo sea también de la región sur-sureste. Expuso que Peña Nieto reiteró el compromiso asumido durante la campaña, en el sentido de combatir el problema de las inundaciones y revisar las tarifas eléctricas, “en el contexto de la reforma fiscal y energética”, y quedó claro que en el caso de Tabasco que las temperaturas extremas justifican una tarifa preferencial. Núñez Jiménez abordó de paso el adeudo generado con la CFE, estimado en 800 millones de pesos, a partir del Acuerdo Compensatorio por Tabasco, firmado en 2007 por el presidente Felipe Calderón y el gobernador Andrés Granier Melo. Al respecto, Arturo Núñez hizo saber a Peña Nieto que el gobernador Granier Melo le informó que corresponde a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público cubrir ese adeudo. Indicó que Luis Videgaray, coordinador general para la transición gubernamental federal, tomó nota del asunto para abordarlo en una reunión posterior, pero aclaró que en principio corresponde resolver este pendiente a las actuales autoridades federales y estatales, porque ese fue el compromiso que asumieron ambas instancias. Núñez Jiménez reiteró su demanda de que se tiene que aclarar de quién es el adeudo con la CFE. “Si es del gobierno del estado, ya llegamos debiendo casi 800 millones de pesos”; y si este dinero lo debe Hacienda, “adelante con el Acuerdo Compensatorio, pero yo no voy a tomar una decisión irresponsable”, advirtió. Acerca del “borrón y cuenta nueva” que, desde 1995, exigen más de 250 mil usuarios en “resistencia civil” de no pago a la CFE, apoyados por el PRD, el gobernador electo dijo que ese asunto ya lo ha platicado con funcionarios federales, quienes han reconocido que el adeudo generado es impagable e incobrable, por lo que se tiene que asumir la realidad y resolver el problema. También tocó el tema del plan hídrico con Peña Nieto y que, después de este encuentro, se tendrán reuniones con su equipo de transición para abordar el tema del presupuesto 2013. Adelantó que estos encuentros serán de manera individual, en bloque de los gobernadores de izquierda y a través de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago). Manifestó que el encuentro de los gobernadores de izquierda con Peña Nieto se desarrolló en un clima de respeto y disposición a escuchar los argumentos de unos y otros. Derivado de ello, “encontramos importantes coincidencias en la agenda nacional, en el sentido de los problemas que enfrenta el país en su conjunto y que repercuten en las entidades federativas”, señaló. Sin embargo, también admitió que hubo divergencias con el presidente electo en los temas de las reformas política y energética.

Comentarios