Denuncia alcalde quiebra técnica de Acapulco; antecesor dejó un "desastre financiero", sostiene

lunes, 12 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El expresidente municipal del puerto de Acapulco, el priista Manuel Añorve heredó a su sucesor, Luis Walton, del Movimiento Ciudadano, una deuda que rebasa el presupuesto anual del ayuntamiento, cuyo monto es de 2 mil millones de pesos, lo que lo tiene en una virtual quiebra técnica. En conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por el dirigente de su partido, Dante Delgado; por el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, y por el representante del PT, Ricardo Cantú, Walton pidió a la Federación que salga en su rescate y audite las finanzas públicas de la anterior administración que inició en 2009 y concluyó el pasado 30 de septiembre. "Para Acapulco es la parálisis económica. Si el presupuesto es de 2 mil millones de pesos y la deuda de 2 mil 142 millones de pesos, además de los juicios laborales con laudos en ejecución... La situación del puerto es de desastre financiero. La Federación debe invertir en Acapulco para salir adelante", demandó Walton. El secretario de Planeación del principal puerto turístico del país, Carlos Álvarez, explicó con gráficas el severo problema financiero que enfrenta Acapulco. "Acapulco esta en quiebra por el incremento irresponsable de la deuda" de su predecesor, el priista Manuel Añorve, dijo. Por ejemplo, comentó que se ejercieron mil 561 millones de pesos sólo en gasto corriente, es decir, en el pago de sueldos y gastos de administración. Además, mencionó que en el periodo de enero a septiembre último se dejaron de pagar 132 millones de pesos por concepto de aguinaldo y se retuvo el pago de crédito de trabajadores con el Infonavit o el Fovissste. Asimismo, denunció que se erogaron 12 millones de pesos en gasolinas, 54 millones en recolección de basura, entre otros gastos. La deuda que arrastra el puerto de Acapulco deberá solventarse en esta administración, según lo pactado por el gobierno de Añorve Baños, dijo Walton. Con Scotiabank existe una deuda de 360 millones de pesos y con Banorte de 63.8 millones. Por si fuera poco, la actual administración heredó 211 juicios laborales, con un pasivo de 270 millones de pesos. "Las finanzas están colapsa das. Condenan al gobierno a la parálisis del puerto, a su estancamiento y a los acapulqueños a no mejorar su calidad de vida", subrayó. Walton aseguró que no sobrevivirá el puerto solo con la ayuda del gobierno estatal encabezado por Ángel Aguirre, el ex priísta que se sumó al PRD luego e que su partido lo desdeñó como candidato al gobierno del estado. Zambrano terció en la conferencia y manifestó su preocupación por la falta de recursos que enfrenta el puerto. Aseguró también que el PRD apoyará a Walton en su petición de que Hacienda audite la gestión de Añorve para deslindar responsabilidades. A su vez, el petista Ricardo Cantú manifestó que en breve propondrán a la Cámara de Diputados un punto de acuerdo para que la Auditoría Superior de la Federación lleve a cabo auditorías a las finanzas del municipio de Acapulco. Para Zambrano, este problema se recrudeció porque no se ha reformado la Ley de Coordinación Fiscal desde hace 20 años. Walton refrendó su demanda para que Hacienda salga en su rescate porque el municipio no tiene dinero para pagar la nómina del municipio que los priistas, denunció, agigantaron al aumentar el número de personal que le cuesta al ayuntamiento mil 250 millones de pesos al año. "Hay responsables y deben ser castigados", dijo. Sin embargo, Manuel Añorve Baños actualmente goza de fuero porque es diputado federal.

Comentarios