Megadeuda de Acapulco: se enfrascan en acusaciones alcalde, exedil y regidores

martes, 13 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El priista Manuel Añorve Baños, expresidente municipal de Acapulco, negó que el puerto guerrerense se encuentre en quiebra, como denunció su sucesor, Luis Walton Aburto, quien, reviró, sólo busca “atraer los reflectores y tratar de difamar a la administración anterior con cifras inexactas”. La respuesta de Walton, quien en julio pasado ganó la alcaldía porteña postulado por la coalición Movimiento Progresista, que integraron PRD, PT y Movimiento Ciudadano (MC) en la entidad, no tardó en llegar para calificar como “lamentable” que el exedil priista se niegue a reconocer la deuda millonaria que dejó su gestión. Al hacer una defensa de su gestión, Añorve Baños, actual diputado federal, indicó que recibió del exalcalde perredista, Félix Salgado Macedonio, un adeudo de 919 millones de pesos, mismo que –afirmó– descendió a 806 millones durante su administración. Sostuvo que las finanzas de su gestión están “sustentadas en libros”, como lo exige la ley. “Recuerden que hoy la rendición de cuentas no es una moda, hoy es una obligación; tengo saldadas mis cuentas y no tengo ningún problema, para eso están las instancias de fiscalización”, puntualizó el ahora diputado federal del PRI. Añorve consideró que las acusaciones en torno a su gestión al frente de Acapulco son de índole político y en todo caso no le afectan. “Por mí que ni se preocupe, en 2015 hay elecciones y estas elecciones ni siquiera están en mi agenda política; estoy aquí trabajando de tiempo completo en esta labor legislativa”, arguyó. El diputado priista señaló que durante su administración generó inversión privada por más de 15 mil millones de pesos en el municipio turístico, además que se crearon 15 mil empleos directos y 24 mil indirectos, y en cuanto a los laudos laborales, que ascienden a cerca de 200 millones de pesos, afirmó que son de gestiones pasadas. Por su parte, el gobernador Ángel Aguirre Rivero, quien llegó al poder gracias a una alianza entre PRD y PAN, advirtió que pedirá al presidente electo Enrique Peña Nieto su intervención para ayudar a la alcaldía de Acapulco, luego de la millonaria deuda que dejó Añorve Baños. “No vamos a dejar solo al presidente Luis Walton, porque vemos su interés y ganas de trabajar de forma transparente; en ese propósito ya le he entregado algunos recursos, pero desde luego resultan insuficientes ante la magnitud del problema financiero que está viviendo”, destacó Aguirre Rivero. También se manifestó a favor de una investigación por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y todas las instancias que tengan que ver en ello, “obviamente que se deslinde y sancione a los responsables”. En tanto, los regidores del PRI en el cabildo de Acapulco fijaron su postura frente a las acusaciones de Walton y afirmaron que el presunto quebranto financiero de 2 mil 142.8 millones de pesos heredado por Añorve corresponde a cifras “infladas” y que la actuación de Walton tiene “sesgo político y tendencioso”. Vicente Trujillo, coordinador del PRI en el cabildo de Acapulco y exsecretario general del ayuntamiento en la administración pasada, aceptó que sea la ASF la que inicie las indagatorias sobre el supuesto quebranto financiero; no obstante, insistió en que las cifras están infladas y que las conferencias de Walton responden a un “show y circo político”. Añadió que al iniciar su administración, el 1 de enero de 2009, Añorve se dedicó a trabajar con adeudos que dejó la administración del perredista Félix Salgado Macedonio, y que el actual gobierno lleva dos meses y no se ha dedicado a gobernar, desatendiendo los problemas de inseguridad, basura y servicios públicos. Por su parte, Luis Walton calificó como lamentable que Añorve se niegue a reconocer la deuda millonaria que dejó en Acapulco, y afirmó que tiene en su poder los documentos que comprueban sus dichos. Adelantó que en breve serán presentadas las denuncias correspondientes ante los órganos fiscalizadores, como la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Auditoría General del Estado (AGE), donde funcionarios del gobierno municipal presentarán la documentación del adeudo que heredó de la administración anterior.

Comentarios