Ahorcan marchas a Oaxaca

viernes, 23 de noviembre de 2012
OAXACA, Oax. (apro).- Maestros de la Sección 22 del SNTE bloquearon durante ocho horas las principales ciudades y carreteras que comunican a Oaxaca con los estados de Chiapas, Veracruz, Puebla y Guerrero, para presionar al gobierno de Gabino Cué a que les regresen los módulos en poder de la Sección 59. A esas acciones magisteriales, que desquiciaron el tránsito y afectaron a un millón 380 mil alumnos, se sumó la marcha que realizó la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, en protesta por la aprobación de la Reforma Laboral, así como la toma de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), que impidió que 25 mil universitarios tomaran clases. De igual forma, los integrantes de la Coordinadora de Pueblos en Resistencia bloquearon calles del primer cuadro de la ciudad, en tanto que la Unión de Taxistas del estado cerró algunas arterias para exigir el retiro de taxis “piratas”, mientras que agrupaciones de camioneros continuaron con la manifestación que mantienen en el Puente de Cinco Señores para exigir el pago por el servicio prestado. Ante el caos generado en la capital y las críticas al gobierno estatal en las redes sociales, el gobernador Gabino Cué exhortó al magisterio y a las otras organizaciones sindicales y sociales a expresar sus inconformidades y demandas sin vulnerar la paz social, los derechos de terceros y la actividad productiva de la entidad. En un comunicado, Cué conminó al movimiento magisterial “a deponer posturas de fuerza y redireccionar sus peticiones por el cauce institucional, a fin de preservar el orden público y evitar mayores afectaciones a la sociedad oaxaqueña”. El gobierno del estado llamó a los integrantes de la Sección 22 a expresar sus demandas sin afectar a la niñez en su derecho a la educación, y sin incurrir en actos que conculquen el libre tránsito, la actividad laboral, económica y comercial de la sociedad oaxaqueña. Además, reafirmó su compromiso para mantener una política de puertas abiertas, disposición al diálogo y absoluta voluntad para coadyuvar a la solución de los problemas. Por separado, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Alejandro López Jarquín, manifestó que con sus acciones el magisterio genera irritación social, y sus causas pierden legitimidad, por lo que reiteró su llamado para que se encuentre una pronta solución. “Las manifestaciones en nada abonan a crear un clima de paz en el estado, por lo que es importante que impulsemos la estabilidad política en aras del desarrollo de la entidad”, subrayó. El legislador perredista señaló que todos los actores políticos de la entidad deben contribuir a que se recupere la convivencia y solucione el conflicto magisterial. El gobierno del estado –agregó– debe atender el problema, y los distintos grupos actuar con prudencia y no escalar el conflicto. “Lo mejor es que en vez de posiciones de fuerza se busquen mecanismos de diálogo para llegar a acuerdos pacíficos. En vez de usar medidas de fuerza que no ayudan a encontrar acuerdos, sino que alientan el encono social, los actores políticos debemos ser prudentes y no tratar de sacar raja ni beneficio sobre este tema”, finalizó.

Comentarios