Empresarios se oponen a megaproyecto chino en Cancún

viernes, 23 de noviembre de 2012
CAMPECHE, Cam. (apro).- Reunidos en el Foro Regional que celebraron hoy aquí, representantes de las delegaciones del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Sur-Sureste del país, se pronunciaron en contra del megaproyecto Dragon Mart Cancún que China planea desarrollar en Quintana Roo. Al dar a conocer su postura en contra, los líderes de las cúpulas empresariales de Campeche, Yucatán, Chiapas, Tabasco y Sur de Veracruz, Esperanza Ortega, Marisol Lugo, Marina Arias, Omar Medina y Enoch Castellanos, respectivamente, advirtieron que el Dragon Mart Cancún es “un atentado para el país”. Pidieron al presidente electo Enrique Peña Nieto y al gobierno de Quintana Roo meter reversa en las autorizaciones que se hayan expedido para echar a andar el proyecto, pues, argumentaron, éste desplazará a las empresas mexicanas en su propio país, lo que agravará el desempleo, además de otros problemas económicos y sociales que generará. El Dragon Mart Cancún será el más grande en su tipo en América Latina y el segundo más grande del mundo fuera de China, después del de Dubai. De acuerdo con la información que hasta ahora se ha dado a conocer al respecto, este proyecto, cuyas bases fueron establecidas por el actual senador Félix González Canto días antes de concluir su mandato como gobernador, y por el presidente de Chinamex y Dragon Mart Cancún, Hao Feng, costará inicialmente unos 200 millones de dólares. Abarcará una superficie de 100 hectáreas en las que se construirán un centro de distribución de productos chinos para el mercado latinoamericano con más de tres mil locales comerciales, un hotel y viviendas. Los líderes empresariales de la región sostuvieron al respecto que el Dragon Mart Cancún es un peligro no sólo para esta zona, sino para todo el país y esta región latinoamericana, pues la intensión de los chinos no es venir a manufacturar los productos, sino consumir sólo materia prima para industrializarla en su país y venderla aquí los productos ya terminados. Destacaron que además que la lista de productos que pretenden comercializar en el Dragon Mart Cancún es interminable y perjudicará a todos los sectores productivos mexicanos. Mencionaron que, además de calzado, ropa y aparatos electrónicos y eléctricos, venderán todo tipo de muebles y equipos para hoteles, restaurantes, hospitales y domésticos, y hasta materiales para construcción. Asimismo, signaron una minuta para pedir a Peña Nieto impedir la edificación del complejo comercial y habitacional del proyecto Dragon Mart Cancún porque atenta contra los empresarios y trabajadores mexicanos. En el documento que harán llegar al mandatario electo argumentan la venta desleal por parte de los empresarios chinos, pues sus costos laborales y financieros serán menores que los de los empresarios locales, gracias a las excepciones en el pago de aranceles de importación. Dicen que México cuenta con un mercado interno reducido, “por tanto una mayor competencia en un mercado descuidado, echado a menos y débil, lo desestabiliza y repercute en la economía local”. Añaden que los productos que los chinos producen en masa son de baja calidad y, por ende, tienen un menor costo y un menor tiempo de vida útil en comparación con productos nacionales. Advierten también de la pérdida de miles de empleos directos e indirectos que provocará ese proyecto, así como el impacto ambiental y al patrimonio turístico, y la pérdida de identidad nacional ante el complejo asiático, disminuyendo los ingresos en los tres sectores productivos. También prevén el riesgo del desplazamiento de mano de obra local calificada y no calificada, por el ingreso de trabajadores asiáticos establecidos en México, y la disminución de exportaciones a Centro y Sudamérica, pues el Dragon Mart Cancún se coloca en un punto estratégico para abastecer de productos asiáticos al continente americano. Además, advierten de la legalización de la piratería en todo el país, el proceso para el contrato de mano de obra incumple normas de seguridad, y la falta de reciprocidad de en cuanto a las ventas de México a China, entre otras situación como la inseguridad.

Comentarios