Acusa Ángel Aguirre que diario 'Reforma' busca desprestigiar a Acapulco

martes, 6 de noviembre de 2012
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- En el contexto de la violencia que priva en la entidad, el gobernador Ángel Aguirre explotó hoy contra el diario Reforma, al asegurar que dicho periódico encabeza una campaña de desprestigio contra el puerto de Acapulco. “Lo único que exigimos a los medios es que digan la noticia con honestidad y franqueza, pero que también digan las noticias buenas. ¿Dónde está la contribución de los medios?”, soltó. Luego arremetió directamente contra el corresponsal de Reforma, Alfonso Juárez. “Aquí hay algunos que son muy proclives solamente a andar buscando las malas informaciones que se dan en el puerto de Acapulco y no nos damos cuenta que aquí viven sus familias y que en la medida que no cuidemos todos al puerto de Acapulco, va a ser más difícil que generemos más empleos. “Ahí está el caso de nuestro compañero de Reforma, que hace unos días, no digo que fue él, pero se publicó a ocho columnas”, sobre funcionarios asesinados por no dar información a grupos del crimen organizado en Acapulco De esta forma Aguirre reaccionó contra Reforma por unas notas relacionadas con la reciente ejecución de dos funcionarios de la Dirección de Catastro municipal y que fueron vinculadas al crimen organizado, debido a que supuestamente el narco está obligando a autoridades a entregar información sobre propietarios de inmuebles ubicados en las zonas de mayor plusvalía en Acapulco. Es por ello que el mandatario insinuó que el diario Reforma orquesta una campaña de desprestigio contra el puerto de Acapulco. “A veces uno se pregunta, ¿qué hay en el fondo de esto? ¿Quieren perjudicar a Acapulco? ¿Por qué? ¿Porque somos más competitivos hoy por hoy? “Ahí está en buena medida, como dicen, el meollo del asunto cuando ven que el adversario turístico va por buen camino con eventos de promoción y va creciendo, ¿Qué es lo que hacen? ‘Vamos a pegarle para bajarlo, vamos a decir que no se puede caminar en Acapulco, que es la guerra’”, reviró el mandatario. Aguirre Rivero también aprovechó los reflectores para hacer un llamado a la sociedad a involucrarse en el combate de la delincuencia porque esta función, dijo, no es exclusiva de las autoridades gubernamentales. No obstante, el mandatario postulado por el PRD aclaró que no está pidiendo que “la gente se arme y salga a defenderse”, como ocurrió en Olinalá. Hace más de una semana, en este municipio enclavado en la región de la Montaña sus habitantes decidieron armarse e instalar retenes en entradas y salidas de la cabecera para expulsar a una célula de delincuentes dedicada al narcomenudeo y enfocada en asesinar a víctimas de secuestro y extorsión. Sobre este caso, Aguirre anunció un programa de desarme entre la población que sintetiza el hartazgo ciudadano ante la indolencia de las autoridades gubernamentales, que son señaladas de proteger al crimen organizado. El Ejecutivo estatal planteó el intercambio de armas por computadoras y confió en que los habitantes de Olinalá regresen a sus labores cotidianas, luego de que el lunes 5 por la noche llegaron 34 infantes de Marina a la localidad, quienes asumirán el control de la seguridad pública en este lugar a petición de los propios ciudadanos. Durante un acto público en Acapulco, donde el gobierno estatal entregó en comodato 20 camionetas al Ejército para realizar funciones de combate a la delincuencia, Aguirre lanzó un llamado a la sociedad guerrerense para que sea corresponsable frente a la grave crisis de inseguridad y violencia que se vive en la entidad. Enseguida, arremetió contra padres de familia, taxistas, profesores, trabajadores de medios de comunicación y prestadores de servicios turísticos, a quienes responsabilizó de la imagen negativa que se exhibe de Acapulco. Incluso, Aguirre Rivero sostuvo que la violencia que afecta al principal destino turístico de la entidad “se genera en los hogares”. La violencia intrafamiliar, acusó, provoca los delitos contra la sociedad; enseguida exhortó a los padres de familia a vigilar los actos de sus hijos para evitar más tragedias. Y tampoco los taxistas porteños escaparon al reclamo del gobernador. A ellos los instó el gobernador a limitarse a brindar el servicio de transporte a la sociedad y dejar de ser “halcones” o informantes de los grupos delincuenciales, trasladar droga en sus unidades y prestarse a otras actividades ilícitas, ya que los asesinatos contra el sector transportista de Acapulco, afirmó, están “íntimamente ligados a la delincuencia organizada”. A los trabajadores de la educación porteños, quienes mantienen un paro labores en algunos planteles de la zona conurbada de Acapulco, los exhortó a cumplir con su función de enseñanza y dejar de manifestarse por las calles y abandonar las aulas por motivos de la inseguridad. A los prestadores de servicios turísticos los acusó de fomentar la delincuencia al ofrecer drogas a los paseantes que se hospedan en hoteles y visitan restaurantes en este puerto.

Comentarios