Padres de desaparecido culpan a los Moreira por liberación de acusado

martes, 11 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Los padres de José Antonio Robledo Fernández, el ingeniero de ICA Flour desaparecido en enero de 2009, en Monclova, Coahuila, manifestaron su rechazo por la próxima liberación del empresario Carlos Enrique Haro Villarreal, a quien señalan como “principal involucrado en el secuestro y desaparición” de su hijo y de ser favorecido por su amistad con el clan Moreira. En un salón del hotel Hyatt de la Ciudad de México manifestaron su rechazo a la acción ejercida por Carlos Nicéforo Adolfo Olea Peñaflores, magistrado Segundo de Tribunal Unitario, con sede en Matamoros, Tamaulipas, quien dejó sin efecto el delito de posesión de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas del presunto culpable, a pesar de que confirmó el auto de formal prisión a otros cuatro involucrados. El magistrado también invalidó la sentencia dictada al presunto delincuente, este mismo año. Por otra juez del Distrito de procesos penales federales de Tamaulipas. En la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIS/025/2009 sobre el caso, el empresario Haro Villarreal era investigado por los delitos de portación de armas de fuego sin licencia, delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad. Había sido absuelto de los dos últimos delitos pero con la intervención del magistrado Olea Peñaflores se le exculpó del tercero. “En pocas palabras el magistrado invalidó la condena de posesión de armas porque de cuatro testigos uno firmó mal; borró todo el proceso. Sólo porque este señor es empresario, tiene amistades en el gobierno y se ostenta como amigo de Moreira”, dijo en entrevista José Antonio Robledo Chavarría, padre del ingeniero desaparecido. “Estamos hartos de la impunidad de los delincuentes propiciada por jueces y magistrados, que ha sido el principal obstáculo para que las familias de las víctimas inocentes de desaparición obtengamos justicia, este es sólo un caso expuesto a la luz pública pero existen decenas iguales”, dijo Guadalupe Fernández, madre de José Antonio. La pareja forma parte de la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila y en México (Fuundec-M), y del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. La conferencia fue convocada por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal. El ingeniero Robledo trabajaba en el departamento técnico de subcontratos de ICA Fluor en Monclova. Según los testimonios contenidos en el expediente, Haro Villarreal proporcionaba seguridad a ICA y era el intermediario que “‘cobraba ‘derecho de piso’ para Los Zetas”, lo que significa que extorsionaba a ICA Fluor. La pareja, que desde 2009 no ha cesado la investigación sobre las circunstancias de la desaparición de su hijo, señaló que Haro Villarreal fue quien ordenó a “dos zetas” amenazarlos cuando llegaron a Coahuila a indagar la desaparición de su hijo, quienes les instruyeron que no fueran con la policía. También lo acusan de haber usado su poder para que funcionarios de la empresa obstaculizaran su búsqueda. “En el cateo a la casa de Haro Villarreal encontraron siete armas, cinco reglamentarias del Ejército (…) también un expediente que titulaba ‘Caso Robledo’ en donde le daba seguimiento a lo que nosotros, los padres del ingeniero José Antonio Robledo Fernández, investigábamos y publicaban los medios; y de tres casos más de desaparecidos documentados en Fuundc-M”, señaló el padre. La pareja señaló que el 11 de abril de 2011 la PGR recibió una denuncia anónima que informaba los vínculos del empresario con Los Zetas, la cual nunca investigó. Decepcionados por la procuración de justicia, antes de la conferencia el padre dijo a la agencia Apro: “No existe ley, quieren obligarlo a uno a que tome la justicia en sus manos, crean odio, descrédito hacia las instituciones porque no hacen justicia a quien no es importante económicamente, a ese lo dejan en el abandono”. Guadalupe agregó: “Ya estábamos tomando cierta resignación de que no está él ahora que se acerca otra Navidad. Estamos peleando con la justicia pero la justicia nos dio la espalda y no hay forma de apelar. La ley no tiene nada que ver con la justicia, la corrupción no sólo es del Poder Ejecutivo o Legislativo, está también en el Poder Judicial”.  

Comentarios