Tabasco: se dice Núñez excluido de diseño del presupuesto 2013

martes, 11 de diciembre de 2012
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El gobernador electo Arturo Núñez Jiménez aseguró que no fue tomado en cuenta en la elaboración del presupuesto para el próximo año, en el que, por cierto, dijo, se prevé una reducción de 80.9% en obras públicas y se destinarán mil 236 millones de pesos para pagar los intereses de la megadeuda que le heredará Andrés Rafael Granier Melo, la cual supera los 10 mil millones de pesos. “Es un presupuesto hecho por la actual administración en el que no metimos mano. Nos dijeron que no teníamos margen de maniobra”, deploró el mandatario electo. La semana pasada, el saliente gobernador priista dijo que el proyecto de presupuesto para 2013 –aprobado ayer en el Congreso del estado– por 36 mil 566 millones de pesos, se elaboró en consenso con el electo gobierno perredista, que asumirá funciones el próximo 1 de enero. Núñez Jiménez respondió hoy que será hasta que inicie su gobierno cuando pueda hacer un análisis a fondo sobre la distribución del presupuesto de 2013. Destaca el recorte del 80.9% al presupuesto de la Secretaría de Asentamientos y Obras Públicas (SAOP) que este año manejó 869 millones de pesos y el próximo sólo ejercerá 165.7 millones. También la reducción de 39.2% a la Procuraduría General de Justicia (PGJ) que ejerció mil 278.4 millones en 2012 y sólo 777.1 millones para 2013. También los mil 236 millones destinados para el pago de intereses y otros servicios de la deuda que, según el gobierno, supera los 10 mil millones de pesos. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco (CCET), Omar Medina Espinosa, consideró como inaceptable que en 2013 se destinen mil 236 millones de pesos para pagos de la deuda, cuando lo que se requiere son mayores inversiones en infraestructura para impulsar el desarrollo económico. “Definitivamente no es aceptable. Necesitamos más desarrollo, más modernización de carreteras e impulsar el despegue en materia económica”, sostuvo el líder empresarial. Aunque reconoció que no tenía toda la información sobre la integración del presupuesto 2013, señaló que, de entrada, “no se ve bien”, que se destine un 3.4% del total de los ingresos contemplados para el pago de intereses y servicios de deuda.

Comentarios