Se indignan diputados por derribo de busto de Mouriño

martes, 18 de diciembre de 2012
CAMPECHE, Camp. (apro).- La bancada panista llevó hoy a la tribuna del Congreso local su inconformidad por el derribo del busto de Juan Camilo Mouriño Terraza y pidió la comparecencia del secretario de Seguridad Pública, Jackson Villacís, por no haber detenido a los campesinos responsables. El busto de Mouriño Terrazo fue derribado de su pedestal el pasado viernes por miembros del Frente Campesino Independiente Emiliano Zapata (Freciez), que lidera Luis Antonio Che Cu, por considerar que es monumento “al latrocionio, la corrupción, la impunidad y la ignominia”. Juan Carlos Lavalle Pinzón, coordinador de los diputados panistas, dijo que “los ciudadanos tienen derecho de reclamar lo que consideren pertinente para sus causas, pero cuando un delito se ha cometido, la ley tiene que aplicarse para no convertir a Campeche en tierra nadie y para que prevalezca el orden, la paz y la justicia”. En la sesión, Lavalle Pinzón presentó un punto de acuerdo para solicitar, por conducto de las comisiones de Seguridad Pública y Protección a la Comunidad, así como la de Procuración e impartición de Justicia la comparecencia del secretario de Seguridad Pública, Jackson Villacís, “para que informe o aclare sobre la situación que guarda la Secretaría a su cargo respecto a los hechos acontecidos el 14 de diciembre, relativos a los actos vandálicos cometidos por Che Cu”. Expuso que debido a que ante todos se cometió un delito, se requiere aplicar la ley para no convertir a Campeche en tierra de nadie y para que prevalezca el orden para que haya paz y justicia. Asimismo, acusó al líder campesino de “azuzar a sus seguidores con oscuros propósitos políticos”; y exhortó a éstos a “no dejarse engañar por gente oportunista, que obedece a cualquier interés ajeno a ellos, menos el de procurarles bienestar”. Dijo que Che Cu, “fuertemente armado de odio, dio la señal para derribar el monumento del hombre que muriera en cumplimiento de su deber, en un trágico accidente aéreo, el 4 de noviembre de 2008”. Además, dijo, “llevaron el busto al Palacio Municipal. Una aparente ocurrencia de Che Cu, siempre a gritos, siempre lanzando consignas de odio, ignorando, o peor aún, utilizando lo que simbólicamente puede representar arrojar un busto, una cabeza, emulando al crimen organizado, que arroja cabezas cercenadas, todo bajo la complacencia de agentes de la Policía Estatal Preventiva, que no impidieron que se violara la ley”. Consideró que lo anterior representó una burla para las instituciones, independientemente de que ofende el dolor del prójimo ante la muerte tan respetada por los verdaderos indígenas. “Es injustificable que una vez más, que el 11 veces demandado y una vez encarcelado, haga de las suyas como si tuviera patente de Corso para delinquir. El gobierno está obligado constitucionalmente a garantizar que se haga valer el estado de derecho, respetando las garantías de las personas involucradas. Lo dicta el artículo 21 de la Constitución federal y el 71 de nuestra carta magna estatal”. Por su parte, la diputada panista Yolanda Montalvo consideró “torpe defender argumentos superficiales y causas indefendibles como la de Che Cu, que pisotea las instituciones y la legalidad, mientras gente irresponsable pretende desviar la atención de los señalamientos fuera de lugar”. “O convivimos en el marco de la ley, o terminaremos en la anarquía o tolerando y defendiendo lo que nos convenga en un momento y atacándolo cuando ya no nos convenga, como quienes, irresponsablemente, defienden a alguien que ha delinquido a plena luz del día”, añadió. Montalvo demandó: “No nos distraigamos, el tema que se ha subido a esta tribuna, es la urgencia de poner un alto a quienes, como Che Cu, vulneran el Estado de Derecho. La sociedad clama que se aplique la ley. No convirtamos a Campeche en un zoológico. Lamentamos la diatriba, la descalificación como recurso del que se siente perdido, defendiendo una causa indefendible”.

Comentarios