Sector Salud no enfrenta ninguna crisis: Granier Melo

martes, 18 de diciembre de 2012
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Pese a que el titular de la Secretaría de Salud, Carlos de la Cruz Alcudia, reconoció que el sector hospitalario de Tabasco vive un colapso financiero, el gobernador Andrés Granier Melo negó que éste enfrente una crisis. “En mi calidad de gobernador he hecho todo el esfuerzo por sacar adelante al estado de las peores crisis, como las pasadas contingencias (inundaciones) donde hubieron muchas pérdidas”, expresó. Dijo que no pedía “clemencia”, sino sólo hablar con la verdad para que no haya especulaciones, ni malos entendidos, pues su gobierno –agregó– no está tratando “de ocultar nada”. “Es una situación difícil la que está viviendo el estado como consecuencia de las cinco inundaciones donde se perdieron más de 70 mil millones de pesos”, justificó. Granier Melo señaló que sólo hay un problema en el Hospital de la Mujer, derivado de una ruptura de las válvulas de oxígeno, sin embargo, dijo, ya se arregló el desperfecto y se regularizó la atención en ese nosocomio. Por separado, Cruz Alcudia aclaró que sólo cuatro recién nacidos fueron sacados la noche del lunes 17 del Hospital de la Mujer, para ser atendidos en los hospitales del Niño y Gustavo Rovirosa, pero no por falta de medicinas y oxígeno, sino porque esos nosocomios cuentan con mejores equipos. Asimismo, rechazó que otro infante haya muerto por falta de atención y medicinas en el Hospital de la Mujer, como se difundió en las redes sociales. Explicó que el bebé llegó muerto dentro del vientre de su madre y sólo pudieron salvarla a ella. En tanto, el exdiputado federal y local del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y ahora consejero nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Rafael Elías Sánchez Cabrales, responsabilizó al exsecretario de Salud, Luis Felipe Graham Zapata, del “desastre” financiero en el sector hospitalario de Tabasco. Recordó que en enero pasado, él y el coordinador de los diputados locales del PRD, Juan José Peralta Fócil, presentaron una demanda penal contra Graham Zapata ante las procuradurías de Justicia (PGJ) y de la República (PGR) por presuntos desvíos de más de 84 millones de pesos, observados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en el ejercicio 2009. En su denuncia detallaron que la ASF encontró irregularidades por 175 millones 697 mil pesos, usados indebidamente para renta de bodegas, talleres, oficinas y casas-habitación, así como para pagos a personal administrativo, de limpieza y de medicamentos a precios superiores a los de referencia, y otros gastos no relacionados con la operación del Seguro Popular. La dependencia a cargo de Graham Zapata pudo resarcir alrededor de 96 millones 752 mil pesos, pero quedaron sin solventarse los restantes 78 millones 945 mil pesos, que sumados a intereses daban un total de 84 millones 929 mil 400 pesos. Para saldar las observaciones, Graham Zapata solicitó a los titulares de las Secretarías de Administración y Finanzas, José Manuel Sáiz Pineda, y de Planeación, Gustavo Jasso Gutiérrez, cancelar 19 programas del año 2011 aprobados para hospitales de Tabasco. Ambas dependencias avalaron esa petición y así lo hicieron saber en sus oficios de respuesta. De esa forma, al Hospital de Salud Mental (Psiquiátrico) le redujeron programas por 2 millones 700 mil pesos; al del Niño Rodolfo Nieto Padrón, 33 millones 322 mil 704 pesos; al Juan Graham Casasús, 22 millones 706 mil 953 pesos; al Gustavo Rovirosa, 17 millones 536 mil pesos, y al de la Mujer, 8 millones 693 mil 415 pesos. Con ello “se afectaron diversos proyectos de esos nosocomios, como la compra de material médico, de oficina, limpieza, artículos de laboratorio, medicamentos, alimentos, víveres y mantenimiento de equipos de hospitales, en perjuicio de los pacientes”, aseguró Sánchez Cabrales. Mencionó que también denunciaron las compras millonarias que realizó la Secretaría de Salud a la empresa “Mini Todo del Bosque, S de R.L, de C.V.,” propiedad de Rodolfo Nieto, cuñado de Graham Zapata. El “cuñado incómodo” cobró cerca de 50 millones de pesos a la Secretaría de Salud, en facturas de seis mil hasta 40 mil pesos, por dotaciones de clips y papelería, leche pasteurizada y bombas eléctricas sumergibles, entre otros artículos. Los perredistas acusaron al exsecretario de Salud de haber incurrido en los presuntos delitos de ejercicio indebido del servicio público, abuso de funciones, peculado y tráfico de influencias. Sin embargo, tanto la PGJE como la PGR dieron “carpetazo” a las denuncias porque los querellantes supuestamente no contaban con personalidad jurídica para presentarlas. Para Sánchez Cabrales, haber quitado más de 84 millones de pesos a los hospitales tabasqueños en 2011 para “devolverlo” al gobierno federal y así solventar las irregularidades detectadas por la ASF en el mal manejo del Seguro Popular, “es el principal factor de la crisis financiera en el sector salud”. “Con dinero estatal solventaron las irregularidades halladas por el gobierno federal. Salvaron lo legal, pero acabaron con el sector salud en un acto criminal que no debe quedar impune”, sostuvo el consejero nacional de Morena. Graham Zapata se defendió, pero rechazó aclarar la denuncia de su sucesor en el cargo, Carlos de la Cruz Alcudia, en el sentido de que no le informó sobre el adeudo de 400 millones de pesos que tienen semi paralizados los hospitales de alta especialidad del estado. “Yo no voy a entrar en polémica con el secretario (Carlos de la Cruz), yo entregué en tiempo y forma; lo que se hizo está a la vista; aquí estoy y seguiré estando”, respondió el exsecretario de Salud. Recordó que durante su administración –de enero de 2007 a diciembre de 2011– fue objeto de 93 auditorías y dejó a la dependencia “operando con normalidad”. “No quiero entrar en polémica con nadie, antes de diciembre de 2011 entregué en tiempo y forma toda la documentación, además de que fui sujeto de 93 auditorías”, insistió. “La Secretaría la entregué funcionando; todo fue solventado”, enfatizó, y aseguró que no tiene inconveniente en comparecer ante las instancias que sea requerido, pues su administración “fue transparente”. Graham Zapata fue aspirante del PRI al gobierno del estado y finalmente contendió por la alcaldía del municipio de Centro, cabecera de Villahermosa, donde fue arrollado por el expriista Humberto de los Santos Bertruy, postulado por la coalición Movimiento Progresista por Tabasco, integrada por el PRD, PT y Movimiento Ciudadano.

Comentarios