"No hay funcionarios públicos en Dragon Mart Cancún": exgobernador

miércoles, 26 de diciembre de 2012
CANCÚN, Q. Roo. (apro).- El senador Félix González Canto, quien a unos días de concluir su sexenio como gobernador dio luz verde a Dragon Mart Cancún, negó haberse beneficiado con el proyecto chino que amenaza a la industria nacional. Además, deslindó a los tres órdenes de gobierno de ese esquema, que ha obligado a diferentes gremios –empresarial, social y ambiental– a cerrar filas para impedir que se concrete. “Ninguna instancia del gobierno estatal, municipal o federal tiene que ver con aportaciones económicas, entrega de tierras, ni ningún beneficio de los empresarios promotores”, puntualizó el legislador. De acuerdo con la información que se ha dado a conocer hasta ahora, para la construcción de Dragon Mart Cancún –en una extensión de 840 mil hectáreas– se invertirán 150 millones de dólares, y aproximadamente 2 mil 500 empresas chinas contarán con espacios comerciales. Además, se prevé la edificación de más de mil viviendas para las familias asiáticas que arribarán al país para integrarse al proyecto. Entrevistado en un noticiero radiofónico local, el exmandatario sostuvo que Dragon Mart Cancún, que se convertirá en el segundo centro de comercialización de productos chinos más grande del mundo fuera de China, es una inversión netamente privada, y rechazó que los desarrolladores gocen de privilegios económicos o fiscales. “No hay ningún funcionario público metido en esto, tampoco hay gente con relación directa con el estado ni dependencias gubernamentales”, insistió. “En su momento el gobierno participa como un facilitador, como lo hace con cualquier inversión que llega a Quintana Roo”, argumentó González Canto sobre la participación que tuvo su gobierno en el proyecto, y reiteró que a los promotores no se les dio “ninguna canonjía, ninguna facilidad que yo recuerde”. En su descargo, el exmandatario expuso que cuando algún grupo inversionista decide venir al estado, “es normal que acudan con el gobernador de la entidad para comunicar sus propósitos y formular peticiones diversas”. Añadió: “Una de las funciones del Ejecutivo es la gestión de capitales para crear fuentes de empleo, y eventualmente se les apoya en lo posible. En el caso de Dragon Mart, como sucede con otras inversiones, los escuchamos, los atendimos, pero no les dimos canonjías ni privilegios”. Según González Canto, el proyecto chino “no busca venir a competir con mexicanos, ni se trata de poner un mercado tipo Chetumalito, como han acusado algunos opositores. Es un centro internacional de negocios”, insistió. La idea, agregó, es establecer un centro de distribución continental de mercancías, “principalmente de China”, que será desarrollado por inversionistas chinos y mexicanos, “gente con la experiencia en la creación de parques industriales”. Subrayó: “No se trata de fayuquear, de crear un espacio para la reventa de productos en esta misma región, sino de que vengan los grandes inversionistas de empresas de países de todo el continente americano a hacer en Cancún los negocios que antes tendrían que hacer hasta China”. El objetivo principal, sostuvo, era atraer al turismo de negocios de alto nivel, “que actualmente no se tiene en Quintana Roo”, y destacó que el proyecto también impulsará la modernización portuaria y aeroportuaria de la entidad para competir con Panamá y Miami, Estados Unidos. Explicó que esa fue la propuesta original que recibió de Dragon Mart Cancún, pero “el gobierno federal lo revisará para que no se desvíe el plan original de crear un centro internacional de distribución de mercancías”, apuntó.  

Comentarios