Guanajuato: cancelan plan de franquicias para farmacias de genéricos

martes, 4 de diciembre de 2012
LEÓN, Gto. (apro).- El Instituto de Seguridad Social para los trabajadores del gobierno del estado, el ISSEG, tendrá que devolver la inversión inicial a empresarios que adquirieron franquicias para instalar farmacias con productos genéricos de la institución ante la baja rentabilidad, en otro foco rojo de la gestión del excandidato del PAN a la alcaldía de León, Miguel Salim Alle, al frente de este organismo.

Esta decisión asumida por el Consejo del organismo que maneja servicios y pensiones para los trabajadores del gobierno del estado y municipios, se suma a una serie de medidas derivadas de irregularidades detectadas en el manejo del organismo cuando éste fue dirigido por Salim Alle, designado por el exgobernador Juan Manuel Oliva.

Actualmente están por concluir una serie de auditorías por parte de la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas del estado.

También fue cancelado un megaproyecto para construir una plaza comercial en la ciudad de León, plan anunciado por Salim Alle poco antes de dejar el instituto para convertirse en candidato panista en la elección municipal, misma que perdió ante la priista Bárbara Botello.

El proyecto carecía de viabilidad y representaría una onerosa inversión para el ISSEG, determinaron los consejeros después de la salida de Miguel Salim.

Hoy el organismo dio a conocer la cancelación de varias de las 46 franquicias otorgadas en el territorio guanajuatense, porque no eran rentables.

Al respecto, el gobernador Miguel Márquez Márquez reconoció que varios de los empresarios que adquirieron las franquicias “se estaban quejando porque no eran rentables; simple y sencillamente a aquél que no le son rentables se les devuelve su dinero y punto”.

Dijo que se les devolverá la inversión inicial que hicieron para estos negocios.

Aunque ni el gobernador ni el instituto precisaron de dónde se tomará el dinero para ello, sí informaron que los montos fluctúan entre 250 y 330 mil pesos por cada uno.

“El recurso que sea, el recurso inicial de operación que ellos invirtieron; si la franquicia no les funciona, se les regresa y punto”, insistió el gobernador.

Márquez pretendió justificar este fracaso en el manejo de los recursos de los trabajadores del estado, al señalar que probablemente la proyección que se hizo en su momento sobre el modelo de inversión no resultó; “fue una decisión que se tomó en su momento, no representa ningún daño al erario o al organismo, simplemente es justo que se les devuelva (la inversión) si no es rentable”.

Precisó que de las 46 farmacias que operaban con el sistema de franquicias, “23% ha desistido, nueve está en posibilidades de firmar, otras tres lo están evaluando y cuatro no quieren y se les va a respetar” la cancelación.

Aunque en un comunicado, el ISSEG informó que el consejo autorizó de forma unánime finiquitar los contratos entre el instituto y los titulares de todas las farmacias genéricas, ya que esta línea generaba pérdidas para las partes involucradas”.

De todos modos el gobernador reconoció que en la operación, el organismo tuvo una parte de responsabilidad al no cumplir con el abastecimiento oportuno de los medicamentos.

“Yo te puedo decir que a lo mejor lo hicieron con la mejor intención que fuera un buen negocio, pero lo que es una realidad es que menos de la mitad no les funcionó”, admitió.

Con respecto a las auditorías que se practican a las finanzas del organismo, el gobernador refirió que se encuentran en su etapa final, y aseguró que la Secretaría de la Transparencia hará públicos los resultados y se verá si se fincan responsabilidades a funcionarios por las anomalías detectadas.

Comentarios