Ingresan al penal de Chetumal dos implicadas en el caso Gadafi

jueves, 2 de febrero de 2012
CANCÚN, Q.Roo. (apro).- Gabriela Dávila Huerta y/o Gabriela Ávila de Cueto y Cinthia Ann Vannier, acusadas de intentar introducir ilegalmente a México, con identidades falsas, a Saadi Gadafi –hijo del extinto dictador libio Muhamar Gadafi– y su familia, ingresaron al Centro de Readaptación Social de Chetumal desde el pasado 31 de enero. Dávila Huerta, mexicana, y Vannier, de nacionalidad canadiense, fueron trasladadas en un avión de la PGR desde la capital del país, donde fueron detenidas y arraigadas durante 80 días, la noche del pasado martes y en total sigilo al penal chetumaleño, donde se les mantiene separadas de las demás internas. Al respecto, el gobernador Roberto Borge Angulo comentó que conversó sobre el caso con el subsecretario del Sistema Penitenciario Federal, Patricio Patiño Arias, quien le informó que las mujeres permanecerán aquí aproximadamente dos meses. El 29 de septiembre del año pasado la Interpol emitió la ficha roja de alerta sobre la operación para tratar de introducir ilegalmente a México al hijo de Gadafi bajo las falsas identidades mexicanas de Daniel Béjar Hanán, Amira Sayed Naber, Mohad Béjar Sayed y Sofía Béjar Sayed. Aparentemente la familia Gadafi sería introducida al país por la frontera con Belice. El 11 y 12 de noviembre fueron detenidos y puestos en arraigo la canadiense Cynthia Ann Vanier, quien presuntamente fungió como contacto de la familia Gadafi, y Dávila Huerta, mexicana residente en Estados Unidos, que era enlace logístico y quien proveería los documentos falsos. Por este caso también fueron detenidos el danés Pierre Christian Flensborg y el mexicano José Luis Kennedy Prieto, quienes, a su vez, fueron recluidos en el penal federal de Villa Aldama, en Veracruz. Se informó que la defensa de Dávila Huerta solicitó a un juez federal la ampliación del término constitucional de 72 a 144 horas.