Diputados de Colima ven innecesario reformar el artículo 24 de la Constitución

miércoles, 22 de febrero de 2012
COLIMA, Col. (apro).- El Congreso local mostró hoy su desacuerdo con las reformas al artículo 24 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y consideró que no hay necesidad de hacer los cambios planteados en la Cámara de Diputados, debido a que el texto vigente protege de manera amplia la libertad de creencias. Mediante un punto de acuerdo aprobado por unanimidad, la legislatura colimense exhortó al Senado de la República a actuar “con responsabilidad democrática” y a escuchar a las diferentes organizaciones que han expresado su desacuerdo con la reforma aprobada el 15 de diciembre pasado en San Lázaro. En dicha minuta se establece que la reforma al citado artículo responde a la necesidad de “acentuar el régimen laico de gobierno” y reconocer el derecho a la libertad religiosa de manera explícita. También se prevé que tras la reforma de ese artículo “se requerirá tanto la revisión de los artículos 3°, 5°, 27 y 130, como de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público. Sin embargo, por el momento sólo existen condiciones para concretar la reforma al artículo 24 de la Constitución…”. Según representantes de diversos sectores, esa disposición –cuyo avance despende ahora del Senado de la República y de las legislaturas de los estados– constituiría un retroceso en materia de la separación entre las iglesias y el Estado. En el exhorto enviado al Senado, los legisladores locales consideraron que la modificación aprobada por la Cámara de Diputados se basa en elementos que mediante concepciones totalmente ajenas al sistema jurídico mexicano, tienden un velo sobre el concepto de libertad de creencia y que en la actualidad se anuncian como convicciones éticas de conciencia y de religión, conceptos “demasiado subjetivos y no generalizados en la sociedad”. Expone que un aspecto preocupante de la iniciativa es el hecho de que se aprobó sin permitir la intervención de los actores interesados, y mucho menos fueron tomadas en cuenta las opiniones críticas y enriquecedoras de los académicos e intelectuales, por lo que solicitó que previo al análisis del asunto, los senadores escuchen los puntos de vista de todos los sectores de la sociedad mexicana.

Comentarios