Impugnan priistas interna en Tabasco

miércoles, 22 de febrero de 2012
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La elección del candidato del PRI a la gubernatura se ha convertido en un verdadero “cochinero”, aseguró hoy uno de los aspirantes al cargo, Evaristo Hernández Cruz. Jaime Mier y Terán, otro de los aspirantes y a quien su propio partido bloqueó, dijo estar convencido de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) “entenderá que se han violentado los procedimientos estatutarios, y que obligará al PRI a reponer el proceso. Hernández Cruz que, junto con Jesús Alí de la Torre, son los únicos aspirantes que disputarán la candidatura al gobierno del estado, en la convención de delegados del 1 de marzo, impugnó ante la Comisión Estatal de Procesos Internos (CEPI) las asambleas del pasado domingo 19, donde se eligieron los delegados respectivos. A través de su representante legal, José Marcos Quintero Buendía, Hernández Cruz documentó con videos y fotografías “las acciones gangsteriles” que, dijo, se presentaron en las asambleas que se realizaron en los 17 municipios. Ente ellas, violentos enfrentamientos, acarreo de personas con participación de miembros de las mesas directivas; entrega de nombramientos para facilitar la entrada de acarreados a los recintos de asambleas municipales, así como intromisión de alcaldes y funcionarios municipales y del secretario de Organización del Comité Directivo Estatal del PRI, Carlos Manuel Rovirosa Ruiz, para favorecer “al candidato de la línea”, Jesús Alí de la Torre. Hernández Cruz se quejó también que, no obstante que es oficialmente precandidato al igual que Jesús Alí de la Torre, desde el lunes por la mañana, al inicio de la precampaña, todo Tabasco amaneció, y más esta capital, atiborrado de anuncios espectaculares del PRI con la figura de Alí, y de él, hasta hoy, no se ha colocado “ni un promocional”. Esta abierta “cargada” en favor de Alí de la Torre fue denunciada por el también aspirante Jaime Mier y Terán, quien recriminó que su rival ande en camioneta blindada “seguido de un pelotón de militares, cuidándolo como si ya fuera el candidato”. Mier y Terán, exsecretario de Salud a quien se le negó el registro para contender en la convención de delegados, igual que a los exalcaldes José Eduardo Rovirosa y Lulio Marín Ortiz, deploró que el CEPI no haya cotejado al cien por ciento la lista con las 56 mil 432 firmas de priistas que presentó como requisito de la convocatoria para competir. “Estoy convencido de que no hicieron esa tarea y de esa manera arbitraria me eliminaron del procedimiento”, denunció. También cuestionó que el CEPI incumpliera un mandato del TEPJF para que se le diera un registro provisional, entregarle los datos completos de todos los militantes y “darme cinco días para cumplir con el requisito de 10% de las firmas” del padrón para contender. Ante esta situación, adelantó que promoverá un nuevo juicio ante el TEPJF para que la directiva panista explique por qué lo eliminaron sin haber acatado lo que el Tribunal federal electoral “puntualmente ordenó al PRI. “Las irregularidades en el PRI nos van colocando hacia abajo y vamos a terminar donde tantas voces dicen: la alternancia política en el estado”, advirtió.

Comentarios