Rechazan ecologistas de Veracruz construcción de 112 hidroeléctricas

miércoles, 14 de marzo de 2012
XALAPA, Ver. (apro).- La organización civil Alianza en Defensa del Río Bobos-Nautla manifestó su rechazo al proyecto de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que empresas privadas construyan 112 hidroeléctricas en ríos de la entidad. En el marco del Día Internacional de Acción contra las Represas y por los Ríos, el Agua y la Vida, la organización señaló que el estado de Veracruz enfrenta una “ola de privatizaciones”, pues no sólo está el caso de la explotación minera en la región de Alto Lucero, sino la construcción de presas hidroeléctricas en las márgenes del río La Antigua, donde confluyen varios afluentes que corren desde las montañas hasta el Golfo de México. El representante de Alianza en Defensa del Río Bobos-Nautla, Héctor Colío Cuéllar, explicó que si se concreta la construcción de esas 112 presas en la entidad, resultarán dañados más de 400 kilómetros de ríos, “que se secarían al entubar el agua, lo que afectaría a casi una cuarta parte de la superficie del estado”. En conferencia de prensa, a la que asistieron vecinos de varios municipios donde se proyectan dichas obras, el ecologista añadió: “Hablamos del daño ambiental y humano, pero los funcionarios tienen la visión de que importa más la generación de energía eléctrica que los ríos y los veracruzanos”. Explicó que de acuerdo con el proyecto anunciado por la CFE, 27 presas serían construidas sobre el río Nautla, 29 en Jalcomulco, 30 en el río Blanco y 10 más en la región de Zongolica, donde de hecho ya hay una obra avanzada en la comunidad de El Naranjal, a cargo de una empresa española. “Dentro de la intención del aprovechamiento del agua como mercancía está el interés de la privatización para favorecer al sector privado extranjero”, subrayó Colío Cuéllar, pues detrás de estos proyectos –detalló– están empresas trasnacionales que pretenden “adueñarse” del manejo, disposición, regulación, vigilancia y comercialización de nuestros recursos naturales. Por su parte, Gabriela Maciel, representante del municipio de Jalcomulco, donde bajan las fuertes corrientes del Filobobos, denunció que más de un millón de personas que viven cerca del río La Antigua están amenazadas, dado que ahí se planea la construcción de varias represas. Maciel explicó que la cuenca del río La Antigua, con más de 2 mil kilómetros, “es virgen, está protegida por una veda y tiene altos recursos en temporada de lluvias”, y de eso viven miles de habitantes que se dedican a la pesca, la agricultura y al  turismo. En esa zona, dijo, se tiene proyectado construir 11 presas, sin embargo, subrayó, “bastaría con una sola cortina para afectar toda la cuenca del río La Antigua”, donde confluyen otros afluentes como el Bobos, que desemboca en el Golfo de México.

Comentarios