Retienen más de 12 horas a tres periodistas y a cuatro policías en Campeche

miércoles, 11 de abril de 2012
CALKINÍ, Cam. (apro).- En medio del enfrentamiento que libran con sus vecinos de Santa Cruz Ex Hacienda, campesinos del poblado de Nunkiní secuestraron durante más de 12 horas a cuatro policías, entre ellos el comandante de la Policía Municipal, y a tres reporteros que cubrían el conflicto. La reyerta, que comenzó por una añeja disputa de tierras ejidales, estalló anoche y dejó como saldo cuatro heridos, entre ellos un policía. Los heridos fueron identificados como Germán Haas Haas, de 55 años, con herida de bala en el brazo derecho; Hipólito Ac Kantún, 51 años, con balazo en la oreja izquierda, y Agustín Huchín Rivera, 31 años, quien fue descalabrado con una piedra y el policía Isidro Yam Escamilla, quien fue golpeado con un mazo en las piernas. Aunque el conflicto obligó a las autoridades de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública a enviar convoyes de elementos desde los municipios de Hecelchakán y Tenabo para restablecer el orden, éstos se mantuvieron al margen para evitar agravar la situación. Las partes en pugna se armaron con machetes y bloquearon las carreteras de acceso a sus comunidades para evitar el avance de la autoridad. Los pobladores de Santa Cruz secuestraron a varios nunkinienses, a quienes confinaron en una choza. Por su parte, los pobladores de Nunkiní secuestraron desde las 11 de la noche de ayer al comandante de la Policía Municipal de Calkiní, Mario Elizalde, y tres de sus elementos, así como a los reporteros Edgar Ichté, corresponsal del diario Milenio, así como a Oliver Pacheco y Cristian Hernández, reportero y camarógrafo de la televisora de Campeche Mayavisión. Las partes rechazaron en un principio la intermediación del gobierno estatal y de un sacerdote para resolver el conflicto. Esta mañana, el secretario de Seguridad Pública, Jackson Villacís intentó negociar la liberación de los reporteros y los policías cautivos, empero la población de Nunkiní se negó a entregarlos, pues a su vez exige que Santa Cruz libere a los nunkinienses que tiene retenidos. Fue después del mediodía cuando se logró instalar una mesa de negoaciación en Calkiní, la cabecera del municipio, en la que Villacís y el procurador Renato Sales Heredia fueron aceptados como mediadores. Poco después ambas comunidades aceptaron entregar a sus rehenes y firmaron una minuta de acuerdo para solucionar el conflicto. Ambas comunidades conservan sus usos y costumbres, además de que por Nunkiní pasa el único camino que hay para llegar a Santa Cruz.  

Comentarios