Amenazan de muerte a activistas en Oaxaca

martes, 17 de abril de 2012
OAXACA, Oax. (apro).- La Red de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” (Red TDT) demandó al gobierno mexicano garantizar la seguridad de la coordinadora jurídica del Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixta (Código-DH), Alba Cruz Ramos, así como de la familia de Marcelino Coache, porque han sido objeto de amenazas en los últimos días. La Red hizo la petición con carácter de urgente, luego de que la activista y la familia Coache presentaron una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE), en la que indican que las amenazas tienen mucha similitud con otras llamadas telefónicas recibidas anteriormente, sobre todo por que utilizan el mismo lenguaje. La defensora de derechos humanos, quien desde julio de 2007 cuenta con medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), considera que este nuevo embate de atentados y amenazas tiene una coyuntura electoral. Precisó que el pasado 13 de abril recibió una amenaza de muerte en su teléfono celular, donde le dijeron, entre otras cosas: “… quedas advertida, te mueres junto con él por pendejos”. Explicó que cuando se refieren a él, hablan de sus representados Marcelino Coache Verano y su familia, quienes cuentan con las medidas cautelares que desde mayo de 2009 les otorgó la CIDH. Cruz Ramos recordó que previo a estos hechos, el pasado 30 de marzo, tres sujetos a bordo de una camioneta gris de doble cabina, con placas del Distrito Federal, trataron de embestirla mientras viajaba en su vehículo, a la salida de una cita en Ciudad Judicial, en Reyes Mantecón, pero al no lograr su cometido huyeron del lugar. Reyna Rivera, esposa de Marcelino Coache, también recibió un mensaje en su celular, minutos después del que recibió la defensora de derechos humanos, cuyo texto dice: “Te lo advertimos, se acuerdan o se hacen pendejos, ahora cuídense, ya acabaron”. La Red TDT precisó que ambos mensajes provienen del mismo número y se enmarca en las diversas actividades de las dos mujeres en defensa de los derechos laborales y acciones solidarias con diversos activistas. Cruz Ramos lleva el caso de Marcelino Coache, sindicalista, expreso político y víctima de tortura, quien en el último medio año ha enfrentado diversos actos de hostigamiento laboral y una campaña de desprestigio en su contra por su activa participación en el movimiento social en Oaxaca. Desde mayo de 2009, Coache y su familia cuentan con medidas cautelares por parte de la CIDH, debido a las agresiones de las que han sido objeto. Además, se mantienen abiertas diversas averiguaciones, con una clara exigencia de conocer el origen de las amenazas, agresiones y tortura que han sufrido, así como la sanción a los responsables de los hechos. “La falta de sanción a todos los hechos denunciados con anterioridad, permite que las amenazas, hostigamientos e intimidación se sigan repitiendo sistemáticamente”, agregó la Red.

Comentarios