Salazar Mendiguchía a Sabines: "en siete meses nos veremos en el territorio del no poder"

viernes, 20 de abril de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Un día después de sumar un nuevo proceso penal en su contra, el noveno, ahora por los presuntos delitos de ejercicio indebido del servicio público, coalición de servidores públicos y asociación delictuosa, el exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía envió un nuevo mensaje a su sucesor, Juan Sabines. Desde el penal del Amate, donde se encuentra recluido, el exfuncionario le dice: “Yo no sé exactamente cuándo voy a salir, pero si sé con precisión cuando saldrá Sabines: el 8 de Diciembre próximo, ni un minuto más ni un minuto menos. Es decir, en un poco más de 7 meses. Desde aquí y ahora, le mando a decir que muy pronto, en igualdad de condiciones, nos veremos en el territorio del no poder”. En una tercera carta que enviada a distintos medios de comunicación en un lapso de una semana, Salazar Mendiguchía confiesa que no le sorprendió el nuevo auto de formal prisión que le acaban de imputar. Explica: “La justicia sabinista es predecible, porque éstas resoluciones ya están elaboradas desde antes que se dicte la detención. El final se puede conocer desde el principio. Así ocurrió desde el primer proceso en el cual, el juez negó a mi defensa el derecho de leer la orden de aprehensión, por la sencilla razón de que aún no la tenía”. Según él, resulta vergonzoso el sometimiento del Poder Judicial del estado al Ejecutivo; asegura que ya es característica del sabinato que jueces y magistrados se conviertan en “vulgares testaferros” del gobierno estatal. Otro sello del carnaval sabinista, en el que se ha convertido el gobierno, dice, es el engaño y la simulación. Sostiene que se presumen logros que no existen, obras que se pagan pero que no se realizan, se invierte el presupuesto en comprar un futuro personal que no llegará, y se alquilan elogios y honras sexenales. Con la misma perversión que deshonra y persigue a sus enemigos, prosigue, envilece a sus amigos. Un claro ejemplo de esta perversidad, argumenta, es el penoso caso de la Procuraduría General de Justicia del Estado: dos personas cogobiernan esta institución, una que finge y otra que funge; una de jure y otra de facto. En su carta, Salazar Mendiguchía sostiene que el Procurador de facto sigue siendo “el inquisidor” Raciel López, flamante candidato a diputado, quien renunció solo para cubrir las formas, pero que en los hechos sigue operando la política represiva del sabinato. “El auto de formal prisión que hoy me notifican haciéndolo pasar por un acto jurisdiccional de plena autonomía, no es más que una ridícula falsificación. En realidad, fue redactado y maquillado en la Av. 16 norte poniente # 1100, en la Colonia El Mirador, sede de la Procuraduría alterna, desde donde el inquisidor sigue integrando expedientes criminales contra líderes sociales y enemigos políticos de este agónico gobierno”, sostiene. Asimismo, añade que esa residencia, debidamente equipada por Sabines, está ubicada a espaldas de la casa de gobierno, “para que el autoritario pueda tener al alcance de la mano a su brazo represor”. A decir de Salazar, es Raciel López el que manda en ese penal: “es él quien transmite las ordenes que frecuentemente violentan mis más elementales derechos humanos; es el responsable directo, por órdenes de Sabines, del espionaje abierto y oculto que padezco en este penal, y fue el responsable ejecutor de la agresión a los senadores”. Sobre el noveno proceso penal que se abrió en su contra, aclara que no la acepta y anuncia que deja en manos de su defensa la elección del medio de impugnación que mejor convenga a sus intereses. “Por si hace falta recordarlo, quiero enfatizar lo siguiente. Yo no sé exactamente cuándo voy a salir, pero si sé con precisión cuando saldrá Sabines: el 8 de Diciembre próximo, ni un minuto más ni un minuto menos. Es decir en un poco más de 7 meses”, subraya. Y lanza el siguiente mensaje: “Desde aquí y ahora, le mando a decir que muy pronto, en igualdad de condiciones, nos veremos en el territorio del no poder. Que venga el futuro y que venga lo que tenga que venir”.

Comentarios