Policías de Tapachula golpean y amenazan de muerte a dos periodistas

jueves, 3 de mayo de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Policías municipales de Tapachula agredieron a golpes a dos periodistas, les dañaron su equipo de trabajo y los amenazaron de muerte, luego de un incidente de tránsito al término de la manifestación por el Día Mundial de la Libertad de Prensa. El conflicto se originó cuando los reporteros Ramón García, colaborador de los periódicos Cuarto Poder, Gráfico Sur y Zona Libre; y Juan Aparicio Sebastián, corresponsal de la revista Diálogo en el Sur, reclamaron a unos agentes de tránsito que hubieran retirado las placas de su automóvil cuando aún no terminaba el tiempo en el parquímetro. La respuesta de los agentes de Seguridad Pública Municipal y de Parquímetros fue una andanada de golpes contra los dos periodistas, a quienes les dijeron que les costaría la vida si seguían con sus provocaciones. Los comunicadores demandaron a los uniformados en la Mesa Especial en Delitos Cometidos por Servidores Públicos de la Procuraduría chiapaneca y ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Explicaron que dejaron estacionado su vehículo cerca del Palacio Municipal, donde cubrieron la cuota correspondiente del parquímetro. Sin embargo, aseguraron, regresaron cuando concluyó el tiempo cubierto y descubrieron que le habían quitado la placa trasera del automóvil sin que estuviera hecha la boleta de infracción, la cual solicitaron y les dijeron que aún no la hacían. Más tarde, regresaron por la boleta de infracción. Los uniformados seguían sin tenerla, por lo cual los periodistas reclamaron por la negligencia. Cuando los policías se dieron cuenta de que eran reporteros, agregaron, les advirtieron que harían la boleta cuando quisieran y que si seguían insistiendo los detendrían y encarcelarían. Inmediatamente después, llamaron a una patrulla de la Policía Municipal. Juan Aparicio Sebastián sacó su cámara fotográfica para hacer unas tomas. Su actitud molestó a los policías que ya se habían concentrado en el lugar y empezaron a agredirlo después de quitarle su equipo de trabajo. Ramón García intentó intervenir pero fue agredido por los mismos policías, quienes lo golpearon en el rostro. Varios testigos intervinieron a favor de los periodistas y reclamaron a los policías su actitud agresiva. Golpeados, los reporteros abordaron su vehículo y lograron salir del lugar no sin antes recibir las últimas amenazas de uno de los elementos de Seguridad Pública Municipal, quien presumió contactos con la delincuencia organizada para matarlo. Debido a estos amagos, los comunicadores responsabilizaron a dicho agente de cualquier agresión contra ellos o contra sus familiares. Respaldados por diversas organizaciones de periodistas de la entidad, los agraviados exigen a las autoridades “castigo ejemplar” contra los agresores y obligar a las corporaciones a cumplir sus funciones de combate a la delincuencia.

Comentarios