Empresario acusa de extorsión a colaboradores de Alí de la Torre

jueves, 21 de junio de 2012
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Un empresario de teléfonos celulares acusó de extorsión a tres de los principales colaboradores del candidato del PRI a la gubernatura, Jesús Alí de la Torre. Jorge Tovar Domínguez señaló al excoordinador de Fiscalización y Normatividad del ayuntamiento de Centro (Villahermosa), Jorge Broca Morales; al subcoordinador Rubén Moscoso Pintado y al supervisor Alejandro Guillén, de exigirle 50 mil pesos mensuales por permitir que continuara operando cinco módulos de su negocio en el Centro Histórico de Villahermosa, conocido también como Zona Luz. Cuando faltan 10 días para la elección local, Tovar Domínguez difundió en un programa de radiograbaciones en las que, presuntamente, se escucha a los colaboradores de Alí de la Torre intentando extorsionarlo. Broca y Guillén son ahora colaboradores de Alí de la Torre en su campaña por la gubernatura. Minutos después de que se difundieron los audios, el candidato del PRI a la gubernatura, aunque no negó los hechos, calificó la difusión como una “guerra sucia” en su contra. Tovar Domínguez, gerente comercial de la empresa Phone Mart, reveló que Moscoso Pintado le exigió 50 mil mensuales por los cinco módulos que la empresa tenía en el Centro Histórico de Villahermosa, para evitar que fuera retirado del lugar. “Una de las ventajas es que no van a tratar, ni los inspectores; nadie te puede quitar. Esa es la seguridad, pues, de que estés de nuestra parte”, se escucha en el audio que presentó Jorge Tovar Domínguez en un programa de radio, donde también se oye el trato para la entrega de los 50 mil pesos. El empresario relató que los cinco módulos de la empresa fueron levantados por el municipio; y posteriormente se le citó a la Coordinación de Fiscalización, donde se entrevistó con el supervisor Alejandro Guillén, quien le explicó que las políticas habían cambiado, por lo que era necesario “negociar” directamente con Jorge Broca Morales, entonces titular de la dependencia. “Al día siguiente me presento y Jorge Broca me recibe y me repitió lo mismo que Alejandro Guillén: que habría que negociar, pues la coordinación de la Zona Luz  ya no tenía nada que ver y que por ello era necesario tratar el asunto con el subcoordinador, Rubén Moscoso Pintado”, explicó. Posteriormente, se entrevistó con Moscoso Pintado y éste le solicitó 10 mil pesos por módulos, es decir 50 mil pesos mensuales,  cuando anteriormente el pago de derecho era de 750 pesos por cada uno. “Nosotros no contamos con esa cantidad, es exorbitante para unos módulos”, dijo Tovar Domínguez y por ello, dijo, decidió grabar la conservación donde se le pidió esa cantidad para seguir trabajando en el Centro Histórico. Manifestó que no realizaron el pago exigido y el año pasado inició el conflicto, pues los módulos fueron retirados del Centro Histórico y la empresa procedió legalmente contra el ayuntamiento. Dijo que tras un largo litigio jurídico, ganaron el pleito y se les devolvieron los módulos, pero con los seguros rotos y sin los equipos y teléfonos celulares que tenían, por lo que interpusieron demanda por daños y perjuicios, la cual continúa. El empresario destacó que la presentación del audio a la opinión pública obedece a que el candidato del PRI a la gubernatura, Jesús Alí de la Torre, ha pregonado que no tolerará ningún acto de corrupción, lo cual contrasta con la realidad, porque Jorge Broca y Alejandro Guillén están en su equipo de campaña. Al respecto, Alí de la Torre tachó como “guerra sucia” y “asunto electorero” la denuncia contra sus colaboradores, la cual, a su juicio, podría incurrir en la calumnia. Dijo que se trata de un hecho no comprobado, suscitado tiempo atrás y que,  justo ahora, sale a relucir “por una gente proclive a apoyar al candidato del PRD”. Insistió que se trata de una “guerra sucia” en su contra; y se  pronunció por que se investiguen los hechos. “Siempre exigiré transparencia y honestidad, y estos hechos  los ubicaría en esta campaña como electorero”, afirmó. A su vez, el aún subcoordinador de Fiscalización del ayuntamiento del Centro, Rubén Moscoso Pintado, rechazó que sea su voz la que se escucha en el audio implicatorio. “Lo rechazo categóricamente, es mentira, es falso que se le haya pedido dinero a esas personas para poder establecer sus módulos en la Zona Luz. Esa  grabación es falsa, nunca existió tal conversación”, sostuvo. Cuando se le preguntó si conocía al empresario Jorge Tovar, respondió que “nunca” lo había visto, pero después admitió que sólo cruzó “dos o tres palabras” cuando lo encontró por las oficinas de Fiscalización y Normatividad. Calificó de “delincuentes” a los empresarios de Phone Mart e informó que por las acusaciones en su contra presentó demanda penal contra ellos por daño moral y falsas declaraciones, además, se dijo dispuesto a que las autoridades revisen los audios.  

Comentarios