Protestan en Monterrey contra maltrato a animales de circo

sábado, 9 de junio de 2012
MONTERREY, N.L. (apro).- Un centenar de activistas, tres de ellas semidesnudas, se manifestaron esta tarde frente a la Arena Monterrey durante la presentación del circo Ringling Brothers Barnum and Bailey, en protesta por el supuesto maltrato a los que la empresa de espectáculos somete a los animales, según afirmaron. Las chicas, estudiantes universitarias, vestían sostén, diminutos shorts, portaban cadenas de plástico en los brazos y estaban pintadas de todo el cuerpo como un tigre, un gato y un elefante afectados por el cruel adiestramiento. Con gritos de “su sufrimiento es tu diversión” y “no al maltrato animal, los integrantes de la organización internacional Anima Naturalis, que portaban todos camisas negras, enarbolaban pancartas y mantas en las que le pedían a los dueños del circo liberar a los animales. “Los mejores circos del mundo no tienen animales. Los circos son esclavitud. El sufrimiento y la humillación no son entretenimiento. Al finalizar la función ustedes van a sus casas y ellos a sus jaulas”, decía uno de los manifestantes en el altavoz. A las 16:30 horas, durante la segunda función de las tres que daría este día el circo internacional, los simpatizantes de la causa animal se apostaron a los lados de la entrada, para llamar la atención de quienes llegaban y pedirles que no contribuyeran a la esclavitud de los especímenes expuestos en las funciones. Pilar Mora, quien se presentó como coordinadora regional de Anima Naturalis, dijo que estas acciones se sumaban a las de la organización internacional PETA (Gente a Favor del Tratamiento Ético de los Animales, por sus siglas en inglés), que en todo el mundo promueven un boicot contra el circo Barnum and Bailey. “Los directivos de los circos nos dicen siempre que los animales son amaestrados en base a recompensas, pero hay evidencias videograbadas de que en su adiestramiento son usados golpes, electroshocks, ganchos. Un elefante no se para. Un tigre no salta un aro de fuego. Nosotros somos animales y no permitimos maltrato, ¿por qué a ellos sí?”, cuestionó entre los gritos de sus compañeros. Invitó al público a reflexionar sobre la capacidad que tienen los animales de sentir, aún en su inconciencia pues, dijo, hay seres humanos con discapacidad mental que no pueden razonar y que no por ello son expuestos a sufrimiento físico. “Los bebés no tienen la conciencia desarrollada, pero no los lastimamos. A los animales debemos respetarlos por igual”, dijo Mora mientras repartía volantes entre los transeúntes. Las manifestaciones contra el circo en esta ciudad iniciaron el día miércoles, cuando fue realizada la primera presentación de la temporada. Este sábado continuaron con sus reclamos, en espera de llamar la atención de las personas que acudan a alguna de las tres funciones y esperan repetir la actividad el domingo, cuando cierra su actividad en esta ciudad. Una manta desplegada entre los activistas decía: “Podemos juzgar el corazón del hombre por la manera de tratar a los animales”. Las chicas que representaban animales eran las estudiantes Zulema Treviño, de Criminología, de la Universidad Autónoma de Nuevo León; Brisa Reyes, de Ciencias Químicas del Tecnológico de Monterrey; y Jazmín Moreno, de la Preparatoria 15 Florida de la UANL. La manifestación continuaba hasta las 19:00 horas sin incidentes. Ningún representante del circo atendió a los manifestantes.

Comentarios