Exigen justicia padres de joven asesinado por marinos en Nuevo León

martes, 3 de julio de 2012
MONTERREY, N.L. (apro).- Familiares de Gustavo Acosta Luján, un joven que perdió la vida a manos de elementos de la Secretaría de Marina (Semar) en septiembre del año pasado, realizarán este miércoles una marcha a la delegación estatal de la Procuraduría General de la República (PGR) para exigir que el caso no quede impune. En conferencia de prensa, Gustavo Acosta Reyes y Eva Luján López, padres de la víctima, manifestaron su indignación por la determinación del agente del Ministerio Público federal segundo especializado en delitos de servidores públicos, Edgar Rodríguez, de no proceder penalmente en contra de los marinos al considerar que actuaron en defensa propia. Daniel, hermano de Gustavo Acosta Luján, recordó que la madrugada del 1 de septiembre de 2011 llegaron marinos a su casa ubicada en la colonia Jardines de San Andrés, en Apodaca, y que, luego e someter a Gustavo, lo encapucharon y le colocaron un arma larga en las manos, con el propósito de comprobar que él había disparado. Al final, agregó, ninguna prueba pericial demostró que hubiera usado o disparado un arma de fuego. “Si había armas en mi casa, ¿por qué no me llevaron detenido a mi? Es mi casa. ¿Por qué nomás mataron a mi hijo y se fueron y nadie es culpable?”, preguntó a su vez el padre de la víctima. Luego detalló que a la 01:00 de aquella madrugada, la familia dormía en diferentes habitaciones y escucharon disparos lejanos que se fueron aproximando a la casa hasta que sintieron los tiros enfrente de la cochera y vieron cómo pedazos del techo caían sobre ellos. Hasta ese momento se dieron cuenta que estaban baleando su propiedad. Gustavo abrió la puerta y su padre, que estaba atrás de él, alcanzó a decir a los marinos que se tranquilizaran. Los tres uniformados empujaron la puerta y uno de ellos, ya adentro de la casa, le disparó a Gustavo en el hombro y la cabeza, a un metro y medio de distancia. La segunda bala quedó incrustada en la pared. Por esos hechos se abrió una averiguación previa que desfiló por diferentes agencias ministeriales hasta que la segunda dictó que no habría ejercicio de acción penal contra los involucrados en el homicidio porque actuaron en defensa propia. Ahora la familia clama justicia, debido a que ninguno de ellos agredió a los federales. María del Mar, abogada defensora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac), quien asesora a los parientes del joven asesinado, consideró inexplicable que el agente del Ministerio Público no encontrara elementos para procesar al personal naval.

Comentarios