Hartazgo y voto de castigo contribuyen a derrota de exprocurador veracruzano

viernes, 6 de julio de 2012 · 21:33
XALAPA, Ver. (apro).- Con 75 mil 772 votos, el candidato a diputado federal por Xalapa de la coalición Movimiento Progresista, Uriel Flores Aguayo, recibió la constancia de mayoría tras derrotar a la panista Rosy Llamas, quien se adjudicó 45 mil 813 votos, y al priista Reynaldo Gaudencio Escobar Pérez, que se fue hasta el tercer lugar al obtener 43 mil 610 sufragios. Sobre la derrota electoral del exalcalde priista se cierne una historia de traición de la primera autoridad del ayuntamiento de Xalapa, Elizabeth Morales García, quien habría operado en su contra en las colonias de la capital del estado. Pero no sólo eso, también contó el hartazgo de los ciudadanos xalapeños hacia el Revolucionario Institucional y el voto de castigo al exprocurador general de Justicia, quien durante su gestión en esa dependencia cometió varios deslices. Por ejemplo, como fiscal de Veracruz, Escobar Pérez aseguró que la ejecución de la reportera de Notiver, Yolanda Ordaz –ocurrida el 26 de julio de 2011–, se debió “a que tenía nexos con la delincuencia organizada”. Y cuando 35 cuerpos –de 12 mujeres y 33 hombres– fueron arrojados el 20 de septiembre de 2011 frente a la plaza comercial “Las Américas”, a unos pasos del Monumento a los Voladores de Papantla, en el municipio de Boca del Río, afirmó: “Todos eran de los malos”. Si bien esta vez no logró su objetivo de alzarse como diputado del X Distrito, Reynaldo Escobar estuvo vigente en los últimos tres sexenios en cargos de alta envergadura. Fue alcalde de Xalapa por el partido Convergencia, pero a mitad de la administración municipal se peleó públicamente con Dante Delgado –hoy senador de Movimiento Ciudadano– y buscó refugio con el entonces gobernador Miguel Alemán Velasco. Poco después Reynaldo Escobar se declaró ante la prensa como “el alcalde más alemanista”. Concluido el sexenio de Alemán se hizo al lado de Fidel Herrera, quien durante un sexenio lo nombró secretario general de Gobierno, desde donde impuso candidatos a alcaldes en 2004, 2007 y 2010, y cooptó a varios perredistas. En ese entonces también se ganó enemigos políticos en el PRI y fuera de él. Entre sus enemigos públicos se encuentran: Gonzalo Morgado Huesca, exdirector del Instituto de Pensiones; Víctor Alejandro Vázquez Cuevas, exlíder estatal del PAN, y Elizabeth Morales García, alcaldesa de Xalapa, a quien acusó de orquestar la “guerra sucia” en su contra durante la campaña electoral. Y es que en varias colonias populares de Xalapa circularon miles de volantes en colores rojo y negro, en los que se apreciaba una fotografía de Reynaldo Escobar, al lado de la cual se insertó una imagen de los 35 cuerpos tirados en Boca del Río, con la leyenda: “¿En verdad quieres que Reynaldo Escobar sea tu diputado?”.

Comentarios