Aval a reforma política fractura al PRD en Veracruz

lunes, 13 de agosto de 2012
XALAPA, Ver. (apro).-El aval que el líder estatal del PRD, Juan Vergel Pacheco, y el diputado local Rogelio Franco Castán, dieron a la reforma electoral propuesta por el gobernador priista Javier Duarte tiene fracturado al instituto político de izquierda en Veracruz, denunció un grupo de perredistas. Celso Pulido Santiago y Fredy Marcos, exlíder estatal y consejero nacional del PRD, respectivamente, anunciaron en rueda de prensa que solicitaran a su dirigente nacional, Jesús Zambrano, presente un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma electoral de Veracruz. La reforma ya aprobada por el Congreso local, acusaron los perredistas inconformes, fue elaborada a modo para las “prácticas fraudulentas y de compra de votos” del PRI. Pulido y Marcos fustigaron que esos cambios no consideran la nulidad de la elección si se rebasan los topes de gastos campaña; tampoco alude a sanciones por compra o coacción del voto y mucho menos prevé que el Instituto Federal Electoral (IFE) pueda organizar comicios locales si se demuestra la incompetencia del Instituto Electoral Veracruzano en la organización de esos procesos. Pese a todos esos puntos medulares y de retroceso para la democracia en Veracruz, el diputado local del PRD, Rogelio Franco Castán, votó a favor de la reforma el pasado 30 de julio. Un día antes, el domingo 29, hubo una encerrona de líderes de partidos políticos en el despacho del gobernador; ahí, los propios líderes estatales de PAN, PRD, PRI, Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y Frente Cardenista pactarían el respaldo a la reforma electoral, misma que un día después sería aprobada por cerca de 50 diputados locales. En la fotografía del evento, el propio líder del PRD en Veracruz, Juan Vergel Pacheco, y el diputado Rogelio Franco posan sonrientes con el Ejecutivo estatal priista. Luego de ello, diversos columnistas de Veracruz consignaron el hecho y escribieron sobre una “oposición maiceada”, por avalar una reforma política a modo, incluso un día antes de que fuera votada en el Congreso estatal. Sin embargo, la acción causó escozor entre dirigentes y militantes del PRD en Veracruz, pues algunos de ellos sostuvieron que los líderes del partido la cabildearon de forma poco transparente. “Yo hablé con Franco, le dije que esa fotografía sería mal interpretada, que no era necesario, pues es una reforma que no contribuye en nada a la democracia en Veracruz”, destacó Celso Pulido Santiago. También denunció que “hubo modificaciones en donde el gobierno del estado colocó un candado para impedir la posibilidad de que, llegado el caso, sea el IFE quien organice las elecciones locales”. Los perredistas inconformes ponen énfasis en el artículo 81 de la reforma electoral ya aprobada que, en su párrafo quinto, consigna que “durante las campañas electorales las organizaciones políticas observarán lo siguiente: abstenerse de cualquier expresión que implique diatriba, calumnia, infamia, difamación o que denigre a ciudadanos, instituciones públicas o a otros partidos y sus candidatos”. Asimismo, “quedan prohibidas las expresiones que inciten al desorden y a la violencia, así como la utilización de símbolos, signos o motivos religiosos o racistas”. Esas definiciones, argumentaron, “vulneran la libertad de expresión y de prensa de las organizaciones políticas”. Celso Pulido y Juan Vergel incluso exhibieron un documento elaborado por la organización Artículo 19, en donde se hace referencia a que la reforma electoral de Veracruz significa un retroceso democrático. “Algunas partes de la iniciativa violan los preceptos internacionales sobre libertad de expresión, al no cumplir la llamada prueba tripartita, por lo que las restricciones impuestas impactan el debate político e inhiben el mismo”, se destaca en el texto que los perredistas entregaron a la prensa.

Comentarios