Rechazan en Colima reforma sobre asuntos limítrofes

martes, 21 de agosto de 2012
COLIMA, Col. (apro).- El Congreso local rechazó la minuta de reforma a los artículos 46, 76 y 105 de la Constitución General de la República, con la que se pretende regresar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) la facultad de dirimir los conflictos en materia de límites territoriales entre las entidades federativas. Por unanimidad, los legisladores locales se pronunciaron en contra de que se modifiquen las disposiciones constitucionales que actualmente reconocen al Senado de la República como la instancia adecuada para resolver los asuntos limítrofes, como fue establecido en una reforma aprobada en 2005. En consecuencia, la Oficialía Mayor del Congreso colimense notificará al Congreso de la Unión la resolución de los diputados locales en torno a la reforma aprobada por el Legislativo federal el pasado 25 de abril. En tribuna, el diputado priista Rigoberto Salazar Velasco, presidente de la Comisión de Gobierno Interno y Acuerdos Parlamentarios, dijo que la reforma constitucional agravia los intereses del estado de Colima, que desde hace casi 15 años sostiene una querella legal ante Jalisco por una superficie de más de 40 mil hectáreas. El legislador señaló que lo relacionado con los conflictos territoriales está revestido de un carácter eminentemente político, que necesariamente debe resolverse por un máximo órgano político como es el Senado, y no la Corte, que es una instancia eminentemente jurisdiccional. Salazar Velasco consideró que el Senado es un órgano plural en el que se representa a las entidades federativas, lo que puede generar mejores condiciones para resolver los conflictos de límites y la debida estabilidad política entre las entidades federativas. Por el contrario, advirtió, las resoluciones de la SCJN en estos asuntos pueden constreñirse a aspectos muy técnicos y cerrados que, lejos de permitir practicidad y eficacia, podrían resultar totalmente ineficientes tratándose de dirimir un conflicto cuyo origen y naturaleza es eminentemente político.

Comentarios