Acuerdan ONG frente contra megaproyecto Morelos

lunes, 27 de agosto de 2012
PUEBLA, Pue. (apro).- Organizaciones no gubernamentales de Morelos, Puebla y Tlaxcala acordaron formar un frente para oponerse a la construcción del megaproyecto Plan Integral Morelos, el cual prevé una termoeléctrica y un gasoducto de 160 kilómetros, mismo que pasa por la zona volcánica del Popocatépetl y el Iztaccíhuatl. Juan Ramírez, activista del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y del Agua, dijo que esta obra, en la que se invertirán mil 600 millones de dólares, ya tiene permisos por parte del gobierno federal, pese a que la población que vive en esa zona, unas 60 comunidades de Morelos, Puebla y Tlaxcala, nunca ha sido consultada. Mencionó que en 45 hectáreas del pueblo de Huexca, Morelos, se planea construir una termoeléctrica de ciclo combinado, que sería abastecida por un gasoducto que partiría de Tlaxcala y pasaría por la zona volcánica del Popocatépetl en Puebla, la cual ha tenido una importante actividad en los últimos meses, por lo que se teme por la seguridad de la población de toda esa zona. Incluso, dijo que el Comité Científico de Riesgos del Volcán Popocatépetl del Instituto de Geografía de la UNAM y el Centro Universitario para la Prevención de Desastres de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) han hecho advertencias sobre este proyecto. Agregó que el gasoducto, que iría a un metro bajo tierra, representa un riesgo ya que, en caso de erupción del volcán, podría desatarse una gran explosión que afectaría no sólo a los habitantes de las 60 comunidades por las que pasaría este gasoducto, sino de muchas otras poblaciones cercanas. Pese a ello, señaló que la Semarnat ya aprobó las declaraciones de impacto ambiental para la realización de este proyecto, el cual fue entregado a las trasnacionales españolas Elecnor y Abengoa. Ramírez refirió que las protestas contra este proyecto ya han sido criminalizadas, pues actualmente existe una denuncia contra 10 activistas que participaron en mayo anterior en un bloqueo a la construcción de la termoeléctrica. Las agrupaciones que se solidarizaron con las organizaciones civiles, entre las que se encuentra el movimiento #YoSoy132, se comprometieron a divulgar entre la población afectada la información, que hasta ahora ha sido regateada por los gobiernos de las tres entidades por las que pasará el gasoducto.

Comentarios