Ponen candados a adopción de menores en Chihuahua

jueves, 13 de septiembre de 2012
CHIHUAHUA, Chih., (apro).- El DIF estatal puso más candados a los extranjeros que pretender adoptar niños nacidos en esta entidad, a fin de brindarles arraigo a su tierra y prevenir la trata de personas, el segundo negocio más redituable de la delincuencia organizada a nivel mundial. Los nuevos lineamientos quedaron plasmados en la reglamentación publicada el pasado 30 de agosto en el Periódico Oficial del Estado y entraron  en vigor al día siguiente. De acuerdo con la nueva normativa, los niños que queden bajo la custodia del DIF estatal tendrán como primera opción vivir en el seno de una familia de su propia tierra. En caso de que esto no sea posible, podrán ser adoptados por familias de otras entidades del país y en última instancia por extranjeros, dice Silvia Manuela Vázquez Lazcano, procuradora de Asistencia Jurídica y Social del organismo. En entrevista, la funcionaria explica que anteriormente cualquier extranjero podía adoptar un niño a través de cualquier agencia  intermediaria. “Negociaban aquí y nada más venían los papás adoptivos y se los llevaban, a veces sólo con un abogado particular que hacía el trámite en Ciudad Juárez, principalmente. Entre los países que más adoptaban se encuentran España, Italia, Estado Unidos y Alemania”, añade. Detalla que de 2004 a 2010 fueron adoptados 986 menores, la mayoría de ellos por familias mexicanas. La procuradora de Asistencia Jurídica y Social admite que la adopción de niños por parte de extranjeros era lo más cómodo, dado que buscaban a los pequeños “de difícil colocación”, es decir mayores de cinco años de edad que generalmente no quieren ser adoptados en el país. Además, dice, los extranjeros adoptaban a hermanos o a niños indígenas, lo que también es poco factible en esta entidad. Entre los candados que hay actualmente, son pocas las agencias que cuentan con la acreditación para realizar los trámites. Por ejemplo, apunta la procuradora, de 20 agencias de Estados Unidos que estaban autorizadas, sólo tres están aprobadas por la autoridad central. “Ahora el procedimiento es más difícil. Hay una guía de homologación en adopciones internacionales con el DIF nacional que se hace a través de autoridades centrales, de acuerdo con la Convención de la Haya”, subraya. Chihuahua cuenta con el  “principio de subsidiariedad” en el Código Civil, que tiene poco de haberse aprobado y consiste en que el DIF estatal tiene autorización para boletinar a menores en adopción cuando ellos no han encontrado un lugar en la entidad, abunda. “Primero se busca que se quede dentro del estado, luego se boletina para colocarlo en el país y, si no se logra, la tercera opción es la adopción internacional. El fin es que el niño quede con su familia, si no en su lugar de origen, porque merece estar en su tierra, al menos en su país”. Cuando un niño es mayor de cinco años, tiene discapacidad o problemas de salud, dice, es más fácil que lo entreguen en adopción a extranjeros, porque cuando éstos buscan adoptar es porque tienen una situación económica con la que pueden dar una mejor calidad de vida a los niños con ese perfil. Una vez que la autoridad central acredita los requisitos a padres extranjeros y aprueban que determinado o determinados niños pueden ser adoptados por ellos, inicia el juicio de adopción a través de una agencia autorizada. El trámite se realiza con base en las convenciones y tratados que ha firmado México, como la “Convención sobre la protección de menores y la cooperación en materia de adopciones internacionales”, aunque no todas las entidades federativas han legislado al respecto, aclara Silvia Vázquez. El DIF nacional opera como autoridad central de país a país, y en México trabaja con cada estado. En el caso de Chihuahua, la Procuraduría de Asistencia Judicial y Social es la indicada para trabajar como autoridad central ante el DIF nacional. Las solicitudes de los interesados en adoptar a un niño de Chihuahua llegan al DIF nacional, y es la Procuraduría la que se encarga de aprobarla o negarla. “Hay muchos requisitos, (los documentos) tienen que venir con apostillamiento y el trámite traducido en español. La Secretaría de Relaciones Exteriores tiene injerencia en niños en la adopción, pues esa dependencia autoriza si los niños salen del país. El DIF estatal debe enviar una carta con la sentencia de adopción favorable y los datos del niño para expedir el pasaporte. Además, interviene la Procuraduría General de la República para investigar qué agencias son más factibles como intermediarias”, detalla la funcionaria. De esa manera, explica, el trámite difícil sirve para prevenir o detectar  casos de tráfico de menores. Y aunque no hay casos registrados que conozca la dependencia estatal, añade, la reglamentación tiene un fin de prevención para darles un mejor destino a los niños. “Se trata de que los papás no escojan a los niños que quieren, sino de elegir  papás con un perfil adecuado para cada niño”. De acuerdo con Vázquez Lazcano, con los nuevos candados, que se aplican a partir de este año, no sólo ha disminuido el número de adopciones internacionales, sino también las nacionales, y el número de solicitudes bajó. Señala que una vez que se entrega a un niño o niña a extranjeros, el DIF da seguimiento por dos años al caso, con informes semestrales que se emiten de autoridad central a autoridad central, y se realiza la investigación en la escuela, en su estado social, familiar y otros aspectos. “El reto principal es reintegrar a los menores a la familia, y dar tantos niños en adopción a extranjeros, sin agotar otras posibilidades, era muy cómodo”, admite. Actualmente, apunta, sólo hay adopciones plenas, es decir que el niño no sólo queda registrado con el apellido de sus padres, sino que su parentesco se extiende a abuelos, tíos, primos, etcétera. Esto es así porque se daban casos de adopción simple, en los que sólo se registraba como hijo de un matrimonio y al fallecer ambos o uno de ellos y quedar solo, nadie se hacía cargo del pequeño porque no tenía familiares. En el caso de la adopción plena, que es la que ahora se otorga, el parentesco con toda la familia es como si fuera un hijo biológico, aclara la procuradora.

Comentarios