Denuncian a grupo armado ligado al PRI y al PVEM de desplazar a 83 indígenas

lunes, 24 de septiembre de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) exigió a los gobiernos federal y estatal brindar protección y seguridad a 83 indígenas choles –bases de apoyo zapatistas–, desplazados de sus comunidades en el municipio de Sabanilla por un grupo armado al servicio del PRI y del Partido Verde. En un comunicado, el Frayba demandó el desarme del citado grupo, al que calificó de “paramilitar”, que propició el desplazamiento de 83 indígenas de las comunidades Comandante Abel y Unión Hidalgo los días 8 y 18 de septiembre. Se refugiaron en las localidades de San Marcos y Ojo de Agua. De acuerdo con el Frayba el grupo “paramilitar” apoyado por el PRI y el PVEM llegó a dichas comunidades y comenzó a hostigar con balazos y con amenazas de muerte a los habitantes. A punta de balas fueron obligados a abandonar sus hogares. El organismo defensor de los derechos humanos denunció que actualmente en el Nuevo Poblado Comandante Abel se encuentran 22 hombres y cinco mujeres “sitiados por el grupo armado agresor de Unión Hidalgo y por elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP), quienes, el día 18 de septiembre, según información proporcionada al Frayba, realizaron disparos de arma de fuego”. “El desplazamiento forzado, por el conflicto armado interno en Chiapas, conlleva consigo múltiples violaciones a derechos humanos: derechos a la integridad y seguridad personal, dignidad, privacidad, libertad de tránsito y residencia, propiedad, vivienda adecuada, salud, tierra y territorio”, expuso hoy el organismo. El Frayba recordó que estos derechos están contemplados en instrumentos internacionales signados y ratificados por el Estado mexicano, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Principios Rectores de los Desplazamientos Internos, Convenio (No. 169) sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes y otros instrumentos internacionales. Agregó que dada la gravedad de la situación, como por el conocimiento que el Estado tiene de los perpetradores que operan en la zona denunciados por la Junta de Buen Gobierno: “Nueva Semilla  Que Va a Producir”, pidió el cese inmediato de las agresiones, amenazas de muerte y hostigamiento a las bases de apoyo zapatista de la comunidad Nuevo Poblado Comandante Abel y Unión Hidalgo por parte del grupo armado agresor que opera en la zona. Pidió además que se garantice el respeto a la autodeterminación que tienen derecho las comunidades bases de apoyo del EZLN.

Comentarios