Nuevo gobernador panista de Guanajuato ofrece hacer mancuerna con EPN

miércoles, 26 de septiembre de 2012
GUANAJUATO, Gto. (apro).- Al rendir protesta como gobernador de Guanajuato –el séptimo del PAN en cinco sexenios consecutivos–, Miguel Márquez se presentó como un hombre “honesto y transparente” y más: aseguró que dará resultados y ofreció al priista Enrique Peña Nieto hacer mancuerna para trabajar de manera conjunta por el estado y el país.

“Estamos aquí para construir, para trabajar de manera conjunta… (habrá) una relación de respeto, pero sobre todo, de colaboración”, dijo al enviar un mensaje a Peña Nieto a través de su representante en este evento, Miguel Ángel Osorio Chong.

“En los próximos seis años (Peña Nieto) contará con la colaboración de este gobierno en todo lo que beneficie a nuestra patria”, ratificó.

En la ceremonia protocolaria del cambio de gobierno efectuada en el Palacio Legislativo, Miguel Márquez también expresó un reconocimiento a Felipe Calderón, de cuya gestión, dijo, “nadie puede negar su lucha por darnos una mejor seguridad”.

El representante del Ejecutivo federal en este acto fue Alejandro Poiré, secretario de Gobernación.

Con la sombra de los escándalos de corrupción de su antecesor Juan Manuel Oliva –presente en el evento y de quien sólo elogió la construcción de centros educativos del nivel medio y superior–, el nuevo mandatario exigió a los integrantes de su gabinete que desempeñen sus funciones sin soberbia “y sin tomar un solo peso del presupuesto que es de todos los guanajuatenses”.

Fue prácticamente la única referencia a Oliva, quien impulsó a Márquez como funcionario de su gabinete en distintos cargos, entre ellos la Secretaría de la Gestión Pública, y respaldó su candidatura a gobernador en el PAN.

Oliva Ramírez renunció a la gubernatura antes de terminar su sexenio para integrarse al CEN panista, pero dejó tras de sí varios asuntos criticados en materia de ejercicio presupuestal como el Parque Expo Bicentenario –convertido en un elefante blanco– y otros en los que estuvo vinculada su familia, a través del DIF estatal que encabezó su esposa Marta Martínez.

Seminarista por una década, agricultor y posteriormente diputado local y presidente de su municipio natal, Purísima del Rincón, Márquez se ostenta como el primer gobernador migrante que tendrá el estado, aun cuando él viajó e ingresó a los Estados Unidos con una visa de turista y fue después cuando se quedó a trabajar en el vecino país por un tiempo.

Ahora llega al Poder Ejecutivo sin una mayoría parlamentaria y con un mosaico plural en los municipios, aun cuando fue el único panista que ganó una elección estatal en julio.

“Como todo ser humano tengo limitaciones, pero también tengo el carácter, el esfuerzo para construir el Guanajuato que todos queremos”, señaló Márquez en su mensaje luego de rendir la protesta reglamentaria ante los diputados locales, gabinete e invitados, entre los que figuraron los gobernadores de Morelos, Sonora, Sinaloa y Puebla.

Al esbozar su plan de gobierno y las prioridades del mismo, anunció que instituirá el “día del alcalde” para que él y todo su gabinete atiendan a cada uno de los 46 presidentes municipales en los temas locales y regionales; creará un instituto para la equidad y favorecerá la contratación de personas con discapacidades en la administración estatal.

También creará el Instituto del Migrante “porque queremos que ya no se vayan al extranjero y que se respeten sus derechos humanos” y dará prioridad a la participación ciudadana, la rendición de cuentas a través de la renovada Secretaría de la Transparencia y una contraloría social, entre otros aspectos.

Además, anunció que una de sus líneas fundamentales en la promoción del desarrollo será abatir los rezagos en el ámbito educativo, entre los que resalta los últimos lugares que ocupa Guanajuato en alfabetización.

Por la tarde, luego del acto republicano, un despliegue mucho más ostentoso se dispuso para la toma de protesta del gabinete estatal en el Teatro del Bicentenario, en la ciudad de León.

Ahí, entre arreglos florales y los cientos de invitados que fueron finalmente atendidos con un brindis, Márquez Márquez aseguró que quiere ser “un amigo para todos los guanajuatenses, no en un sexenio sino para toda la vida” y se dijo seguro de que al final del sexenio podrá “mirar de frente” y satisfecho por el deber cumplido.

Comentarios