Chiapas vive "una situación financiera complicada", admite gobernador

jueves, 10 de enero de 2013
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El gobernador Manuel Velasco Coello admitió que Chiapas vive “una situación económica y financiera complicada”, por lo que solicitará a la Auditoría Superior de la Federación un informe sobre el estado que guardan las finanzas públicas de la entidad. En un mensaje difundido por la radio y la televisión del estado, Velasco Coello aseguró que su gobierno “está haciendo esfuerzos extraordinarios para superar este reto económico”. Añadió: “Decidimos emprender una transición progresiva para tener de primera mano un diagnóstico más real. Estamos conscientes de que Chiapas tiene apremios ancestrales y recientes, pero somos también un gobierno responsable y la responsabilidad nos hace hablar con la verdad. Es inocultable que Chiapas vive una situación económica y financiera complicada y de igual forma, desde el primer minuto del nuevo gobierno hemos tomado decisiones responsables para convertir esta dificultad en una motivación transformadora para sacar adelante a Chiapas”. El mensaje de Coello, el primero desde que se conoció de los conflictos por la falta de liquidez para pagar sueldos y salarios, así como aguinaldos y servicios públicos en las oficinas de gobierno, se difundió en las 13 radiodifusoras del Sistema Chiapaneco de Radio y Televisión. El gobernador aseguró que ya echó a andar un plan de austeridad, cuya primera etapa comprende la reducción de sueldos y salarios a funcionarios de primero y segundo nivel (50% para los primeros y 25% para los segundos) de la administración estatal, medida a la que se sumaron alrededor de 104 alcaldías. Además, agregó, se han empezado a eliminar los gastos innecesarios, dado que representan una pesada carga para las finanzas estatales, y en cada área de gobierno –subrayó– se están cancelando todas las plazas de aviadores. “En mi gobierno, nadie cobrará sueldo sin trabajar”, aseguró. Según Coello, se ha reducido el gasto en propaganda gubernamental y se está avanzando en la revisión de cada área para detectar irregularidades y aplicar la ley. Además, adelantó, se prepara una reestructuración de las áreas relacionadas con la rendición de cuentas y la transparencia gubernamental. “Solicitaremos a la Auditoría Superior de la Federación un informe para ver el estado que guardan las auditorías a los recursos federales ejercidos en Chiapas”, expuso. Agregó: “Es una realidad que la economía de miles de familias está asociada a las obligaciones financieras del gobierno, pero el estado ya no está en condiciones de resistir decisiones tomadas a la ligera. Ni la entidad lo permite, ni los chiapanecos lo desean”. Mencionó que un día antes de que tomaran posesión del cargo, los diputados del Congreso local “restituyeron de manera corresponsable la tenencia vehicular”, por lo que el impuesto volverá a aplicarse, pese a los reclamos de los ciudadanos. “No es el propósito de mi gobierno recargar las obligaciones de la ciudadanía, tampoco hacer que la gente pague lo que no dispuso, se trata de corregir un faltante, cuyo sustituto nunca se previó ni se buscó, fue una medida circunstancial, sin proyección a mediano y largo plazo”, puntualizó. El nuevo gobierno, sostuvo, no puede empezar su gestión administrando problemas que no generó, por ello “hay que tomar decisiones que no son populares, pero sí responsables. La corrección de este déficit es parte de poner de pie nuestra casa llamada Chiapas, con objetividad, sinceridad, sin argucias”, dijo.

Comentarios