Reclamo unánime a Velasco: que llame a cuentas a su compadre Sabines

martes, 15 de enero de 2013
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Con marchas y movilizaciones, miles de chiapanecos han salido a las calles para exigir al gobernador Manuel Velasco Coello que llame a cuentas a su compadre, el exgobernador Juan Sabines Guerrero, pero hasta ahora el actual mandatario ha hecho caso omiso a la demanda ciudadana. En Tuxtla Gutiérrez, la capital del estado, y en Tapachula, una caravana motorizada y cuatro marchas multitudinarias se han realizado, motivadas primero por la imposición del cobro de tenencia vehicular para este 2013, según Velasco Coello “para cubrir un faltante” en las arcas del estado. Sin embargo, la demanda social de los chiapanecos es que no están dispuestos a pagar la tenencia: “¿Por qué vamos a pagar lo que otros se robaron? No a la tenencia vehicular”, es la consigna que enarbolaron para salir a las calles. La más reciente movilización en Tuxtla se efectuó el sábado 12, cuando unos 3 mil 500 citadinos y unos 100 vehículos marcharon por la tarde-noche para exigir al gobierno que dé marche atrás en el cobro de la tenencia. Además, exigieron que sean llamados a cuentas el exmandatario chiapaneco “y toda su gavilla”. Al menos en la capital del estado, quienes han encabezados las marchas son personajes que fueron perseguidos y encarcelados por el exgobernador Juan Sabines Guerrero: Walter León Montoya, del PRI; Horacio Culebro Borrayas y Saraín Osorio, del PRD, así como otros que no fueron encerrados pero sí acosados como los panistas Valdemar Rojas López y su hijo Francisco Rojas Toledo, ambos exalcaldes de la capital del estado. Además, se han visto enrolados en las protestas militantes del PT, del Movimiento Ciudadano, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), aunque la mayoría de los marchistas han sido citadinos de clase media sin partido, profesionistas, empresarios, políticos, activistas, amas de casa, niños y universitarios; en general, mucha gente que nunca antes había salido a las calles a marchar. En Tapachula se realizó una primera marcha el pasado 10, y se prepara otra para el jueves 17. En Tuxtla se prevé una cuarta movilización para el sábado 19. En todas ellas el reclamo ciudadano ha sido el mismo: llamar a cuentas a “Sabines y su pandilla” y no al cobro de la tenencia vehicular. El propio Jesús Ortega Martínez, exlíder nacional del PRD, quien por seis años respaldó el gobierno de Sabines Guerrero, salió a pedir que sea llamado a cuentas el exgobernador chiapaneco. El sábado pasado, de visita en la capital del estado, Ortega Martínez dijo en una conferencia de prensa: “Los responsables de la administración saliente hicieron irresponsables contrataciones de crédito o deuda que habrá de pagar el estado por muchos años”, ante lo cual deben ser investigados para aplicarles la ley, sentenció. Ortega afirmó que el PRD no se hacía responsable de la actuación equivocada del exgobernador Juan Sabines Guerrero, aunque haya sido el partido que lo postuló en las elecciones de 2006. “Si hay responsabilidades por la crisis financiera, que se aplique la ley, no vamos a proteger los abusos”, subrayó. “Si bien Sabines Guerrero fue postulado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), no lo excluye, desde nuestro punto de vista, de ser sujeto a responsabilidades administrativas; el PRD no es, ni será tapadera de nadie”, indicó. Sabines dejó una deuda pública de entre 16 mil y 40 mil millones de pesos, según diversas versiones, con la banca pública y la banca privada. Además de la deuda pública con contratistas y proveedores. Sin embargo, hasta ahora, el gobernador Velasco Coello no ha manifestado una postura tajante al respecto, lo más que se atrevió a decir el jueves 10 pasado fue que pedirá al Órgano de Fiscalización Superior y la Secretaría de la Función Pública que auditen todos los recursos federales; pero del dinero local no ha dicho nada.

Comentarios