Alud de lodo sepulta a 3 en Durango, entre ellos una madre y su hija

martes, 22 de enero de 2013
DURANGO, Dgo. (apro).- El desbordamiento de una represa residual que pertenecía a una mina, provocó un alud de lodo que arrastró a una familia completa, en el municipio serrano de Otáez. En el percance, una mujer, su hija de cuatro años y un hombre de 60 perdieron la vida; además, otra pequeña está reportada como desaparecida. De acuerdo con autoridades locales, el incidente se registró la tarde-noche del domingo 20 cerca del poblado San José de Bacís; sin embargo, dado lo agreste del camino, fue hasta el lunes 21 que los cuerpos de auxilio lograron intervenir en el sitio. El matrimonio formado por Leticia Rodríguez Galván, de 23 años y Daniel Núñez Soto, de 24, se encontraba en las márgenes del río Los Remedios cuando desbordó la pequeña presa. Los acompañaban sus hijas Daniela, de cuatro años, y Zuria, de seis meses. También estaba con ellos un hombre de 60 años, identificado como Manuel Hernández. El alud los arrastró a todos y únicamente el padre de familia logró salvarse, resultando con lesiones menores; el resto fue arrastrado por la corriente acuosa que se extendió por varios kilómetros. Más tarde, lugareños encontraron el cuerpo ya sin vida de Leticia Rodríguez, y no fue sino hasta este martes 22 que cuerpos de rescate localizaron a la niña Daniela y al sexagenario, que se convirtieron en la segunda y tercera víctimas mortales. Los cuerpos, según refirió el jefe de la Unidad Estatal de Protección Civil, Arturo Galindo Cabada, fueron localizados a 17 y 22 kilómetros, respectivamente, del punto en que ocurrió el hecho. La pequeña Zuria aún permanece como desaparecida. Luego del incidente autoridades estatales solicitaron el apoyo de un grupo de rescatistas del estado de Jalisco, quienes apoyan a elementos locales de Protección Civil en la búsqueda de los desaparecidos. El secretario general de Gobierno, Jaime Fernández Saracho, anunció que se realizará una investigación para deslindar responsabilidades; sin embargo, dijo que la prioridad es encontrar al resto de las personas. Por su parte, el diputado local del Partido del Trabajo (PT), Gustavo Pedro Cortés, declaró que las autoridades locales y federales estaban enteradas del riesgo que representaba dicha represa y, en su momento, no se tomaron medidas para evitar la desgracia. La represa en que ocurrió el incidente se encuentra a unos 250 kilómetros de distancia de la capital del estado; sin embargo, por lo agreste del camino se requieren cuando menos ocho horas para llegar hasta el lugar en un automotor.  

Comentarios