Piden investigar derroche de Granier en la residencia oficial

miércoles, 30 de enero de 2013
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El gobernador Arturo Núñez Jiménez condenó el despilfarro de recursos en que incurrió el predecesor en el cargo, el priista Andrés Granier Melo, en el mantenimiento de la residencia oficial, la Quinta Grijalva. El mandatario consideró un “exceso” que Granier invirtiera un millón de pesos mensuales –más de 30 mil pesos diarios– en comidas y atenciones de la casa de gobierno, sin contar el salario de más de 160 personas de servidumbre y resguardo policial. Núñez Jiménez anunció que ya tomó medidas para racionalizar gastos en la Quinta Grijalva, entre ellas, la reducción del número de elementos asignados a la vigilancia, al comedor y la cocina, y otras áreas de servicio, además de que todo “será transparente”. “De tal manera que haya el personal mínimo y necesario porque en la Quinta Grijalva sólo vivimos mi esposa y yo, y, evidentemente, no necesitamos un séquito como el que había”, manifestó. De acuerdo con documentos de la exSecretaría de Administración y Finanzas, obtenidos por la asociación civil Santo Tomás a través del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública, la Quinta Grijalva tampoco escapó al derroche y corrupción durante el gobierno de Andrés Granier Melo. Por ejemplo, el kilo de cebolla blanca se pagaba a 100 pesos, cuando el costo real en el mercado es de 15 pesos; el kilo de filete de res en 320 pesos, cuando costaba 120 pesos; un paquete de pan Bimbo se compraba en 70 pesos; frascos de “garrapaticida para mascotas”, con un valor de 100 pesos en el mercado, se adquirían en mil 700 pesos; focos ahorradores de luz a 350 pesos cuando su valor real era de 70. Pese a que la residencia oficial cuenta con servicios de lavado, alimentación y meseros, Granier pagó hasta 40 mil pesos por la limpieza de una cortina de “tela fina”, y más de 100 mil pesos por banquetes. También se hallaron facturas de un mismo proveedor en un mismo día con diseños, número de serie e impresores diferentes, y unas requisadas a computadora y otras a mano. De igual forma, en mayo de 2011, se entregaron dos recibos de pago al entonces subsecretario de Administración y Finanzas del gobierno, Carlos Alberto Vega Celorio, por casi un millón y medio de pesos. El primero por concepto de “ajustes complementarios” por 897 mil 571 pesos, y el segundo por “compensación por desempeño” por 592 mil 995 pesos. Vega Celorio es actualmente alcalde del municipio de Tenosique. La asociación Santo Tomás entregó estos documentos en el Congreso del estado y demandó que se realice una “auditoría especial” al manejo de los recursos de Quinta Grijalva durante la pasada administración, pues “el saqueo no debe quedar impune”. “Tiene que haber una investigación y aplicarse las sanciones correspondientes. Le toca al Congreso del estado y a la Secretaría de la Contraloría hacer llegar la justicia a Tabasco”, exigieron José Manuel Arias Rodríguez y Hugo Ireta Guzmán, representantes de la citada organización civil.

Comentarios